Al menos diez personas han muerto, incluido un oficial de policía, en un tiroteo que tuvo lugar en la ciudad de Denver, en las afueras de Denver, en el estado estadounidense de Colorado.

Los hechos comenzaron cuando un hombre armado irrumpió en el centro comercial King Soopers alrededor de las 3:00 p.m. (hora local) y comenzaron a disparar indiscriminadamente, dejando varios muertos y al menos uno herido con heridas importantes. El sospechoso ya ha sido arrestado y está siendo tratado, según explicó el fiscal de distrito del condado de Boulder, Michael Dougherty, sin que por el momento se hayan revelado los motivos del ataque.

«Varias personas han muerto en este incidente», subrayó, por su parte, el comandante de la Policía de Boulder, Kerry Yamaguchi, en una rueda de prensa poco después del hecho, aunque no ofreció una cifra oficial. Sin embargo, algunos medios locales como The Denver Post Han adelantado que hay al menos diez muertos en el tiroteo.

La Policía de Boulder informó del incidente a través de un mensaje publicado en Twitter a las 2:49 p.m., y luego pidió a los vecinos que evitaran acercarse al lugar y se refugiaran mientras las autoridades respondían a «un individuo armado y peligroso».

Alrededor de las 5:00 p.m., la Policía, incluidos los equipos SWAT, rodearon el área, con al menos tres helicópteros sobre el centro comercial. «Los agentes llegaron pocos minutos después de la llamada al 011 y entraron al edificio muy rápido», han narrado las autoridades.

Durante la conferencia de prensa sobre los hechos, el fiscal de distrito prometió un «esfuerzo coordinado para asegurar que se haga justicia». Asimismo, la Policía ha asegurado que la investigación está en curso y no ofrecerá cifras oficiales sobre los fallecidos hasta que se notifique a los familiares.