«Servir y proteger» sin duda se ha convertido en una de las ficciones cotidianas de mayor éxito de los últimos tiempos. Una vez más lo hemos podido comprobar, gracias a la emisión del capítulo 843 donde, entre muchas otras cuestiones, Fuimos partícipes de cómo Lidia y Elías deciden interrogar a Joaquín y Ángel.

Después de todo, estamos muy agradecidos de disfrutar del episodio 844 de «Servir y proteger». Esta vez, Los policías más famosos de la televisión continúan con la investigación de ese infructuoso asalto a la discoteca llamada «Estrella Roja». Tras la detención de Jorge, junto con la muerte de Chus, deciden centrarse en esa tercera persona que formó parte de este intento de robo.

La Policía de la Comisaría del Distrito Sur tiene conocimiento de que esta tercera persona en cuestión no solo quería ayudar a los hermanos Vinuesa, pero también se encargó de proporcionar armas para llevar a cabo este asalto. Algo que, por supuesto, podría complicar mucho las cosas.

Tras revisar todo el contenido ofrecido por las cámaras de seguridad, Iván se encargó de encontrar a esa tercera persona: Es Abel Cifuentes García, y es la mano derecha de Eva, es decir, el dueño del mensajero. Este hallazgo es clave para descubrir la trama oscura que existe en esta empresa.

La empresaria, por su parte, busca a Vivancos ya que, según el Vinuesa, fue él quien avisó a la policía. Ángel, otro de los grandes protagonistas de ‘Servir y proteger’, ha encontrado un documento de su hermana Daniela. Gracias a él, descubre que la joven tiene una gran deuda, que le cuesta saldar, por los servicios de los abogados que defendieron a su hermano.

Por el mismo motivo, Ángel toma la decisión de aceptar ese trabajo extra que le ha ofrecido Joaquín. A partir de ese momento, será el jefe de seguridad de los garitos ilegales. El joven es consciente de que se está metiendo en líos, pero es la única forma factible que ha encontrado para pagar esas facturas que el banco le reclama a Daniela por el préstamo que solicitó.