Cataluña se une a la Comunidad Valenciana y recupera el toque de queda esta semana. El Gobierno de Pere Aragonès dará luz verde, este miércoles, ya que restringe la movilidad nocturna de los ciudadanos. Concretamente, el nuevo toque de queda catalán comenzará a las 12:30 horas. Además de Valencia, otras Comunidades como Cantabria han decidido dar el mismo paso. Sin embargo, la última palabra son los tribunales superiores de Justicia y puede pasar como en el caso de Canarias: lo rechazan.

A partir de ese momento, todos los establecimientos deben estar cerrados al público, como viene ocurriendo hasta ahora. La Generalitat quiere que nadie tenga motivos para estar en la vía pública, por eso la imposición de la limitación de la movilidad nocturna busca, sobre todo, evitar también la celebración de botellas en las calles, plazas y playas de la comunidad.

A diferencia del toque de queda anterior, que afectó a toda la región, esta vez se aplicará solo en aquellos municipios y zonas con mayor índice de positividad. Barcelona será una de esas áreas donde se aplicará la nueva restricción. En las últimas semanas, la policía se ha visto obligada a desalojar a miles de personas noche tras noche del centro y del paseo marítimo.

Si el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña refrenda la medida que hoy aprobará la Generalitat, y que previamente ha sido autorizada por los servicios jurídicos de la Generalitat, que han recomendado una aplicación quirúrgica y no total para facilitar la aprobación de los tribunales, el toque Sigue vigente este fin de semana.

Con más de 5.000 casos diarios, incluso habiéndose registrado 8.000 en los últimos días, Cataluña es la comunidad autónoma con mayor tasa de incidencia. Barcelona registra alrededor de 2.000 casos diarios que las autoridades sanitarias atribuyen a la reapertura del ocio nocturno. Desde la semana pasada, pubs y discotecas han tenido que volver a cerrar sus puertas, por orden de la Generalitat, y la hostelería ha vuelto a limitar sus horarios. También se ha restringido la realización de grandes eventos.

Hace poco más de un año, tras el fin del primer estado de alarma, Cataluña también se adelantó al resto de comunidades autónomas manteniendo el toque de queda y los cierres perimetrales. Ahora, de nuevo sin el marco del estado de alarma, la Generalitat ha querido esperar al pronunciamiento de sus servicios jurídicos para conocer la viabilidad o no de la medida, antes de que pudiera ser rechazada por el TSJC.