No acostumbrado a un físico tan exuberante en el mundo del fútbol, Adama Traoré llama la atención sobre sus músculos y velocidad, siendo ya una pieza fundamental en la selección española y uno de los rivales más temidos por cualquier defensa. El delantero asegura que no hace pesas pero ¿cómo ha logrado alcanzar ese estado de forma? La razón está en su genética y en su trabajo diario.

Llama la atención por su potencia, sus músculos y su velocidad. El delantero del Wolverhampton y de la selección española, Adama Traoré, destaca por su aspecto físico, poco común entre sus compañeros. A pesar de lo que pueda parecer mirando sus brazos, el delantero no levanta pesos. «No hago pesas porque gano volumen muy rápido. Hago otro tipo de trabajo », aseguró.

Para disponer de estos músculos, Traoré realiza ejercicios de fuerza con poleas, gomas elásticas e isometrías sobre elementos inestables o con la ayuda de su entrenador personal. También haces entrenamientos de alta intensidad y corta duración, como sprints. Y es que la velocidad es otra de sus habilidades por las que destaca. Se dice que alcanza una velocidad media de 22 km / h en los partidos de la Premier League con el Wolverhampton. Y lo más sorprendente es que corre con el freno acostado.

Ver esta publicación en Instagram

🐺

Una publicación compartida de Adama Traore Diarra (@ adamatrd37) el

Siempre he sido rápido, desde pequeño. La gente piensa que corro muy rápido en el campo, pero Creo que lo hago lentamente. Puse los frenos deliberadamente y podría ser aún más rápido«, Explicó Traoré en una ocasión.

Aconsejado por el medallista olímpico Darren Campbell

El medallista olímpico Darren Campbell le dio el consejo de no exprimir su velocidad durante su entrenamiento cuando jugaba para Middlesbrough. Transmitió que correr al 70% de su velocidad era suficiente para abrumar a un oponente, controlar mejor el balón y reservar fuerza.

Además del trabajo físico, Adama Traoré presta especial atención a su alimentación. Cuenta con un nutricionista que controla su dieta para mantener su volumen y su nivel de grasas con gran presencia de proteínas y vegetales.

El resultado es un físico privilegiado y un gran estado de forma para deslumbrar con su potencia y velocidad, siendo imposible frenar por las defensas rivales. «Adama ha sido Adama en estado puro y es lo que queremos que sea, con su capacidad para superar los contrarios (…). Con un jugador no podrán frenarlo, tendrán que utilizar dos jugadores », comentó Luis Enrique tras el debut de su delantero. Un choque que ha llegado para quedarse y marcar una nueva era en la selección.