Los gatos son animales muy territoriales, por lo que tienden a desarrollar conductas muy agresivas ante una situación que les preocupa y les genera miedo. No tiene por qué ser una situación peligrosa para ellos, sino simplemente nueva, como la llegada de un invitado a casa que no conocen o una mudanza. Es importante que sepas reconocer las señales que te dicen que tu gato tiene miedo para que puedas reaccionar a tiempo y poder tranquilizarlo.

Una de las formas más fáciles de saber que un gato tiene miedo es mirar su pelo, porque tiende a erizarse. Míralo a los ojos y ve si tiene la pupilas dilatadas.

¿Y los bigotes? Si están recostados y rígidos, es una mala señal. Además, los gatos pequeños suelen encorva tu cuerpo, y también es normal que gruñen.

¿Cómo tranquilizar a un gato asustado?

Una vez que haya identificado las señales de que su gato tiene miedo, es hora de tomar partido. Lo primero es acércate a él de forma tranquila y relajada, dedicando palabras de cariño. No se trata de forzar nada, pero debes sentarte a su lado y esperar a que se calme.

Puede hacer que se acerque a usted con una golosina, como una golosina o un juguete. Si puedes conseguir que se pare a tu lado, tienes que acariciar su rostro. Haga esto deslizando su dedo índice por su nariz, sin ejercer presión.

Cada gato tiene su propia personalidad, por lo que existe la posibilidad de que te rechace. Si es así, déjelo a sus propios dispositivos, pero sin perderlo de vista. Seguramente corre a esconderse en un lugar alto desde el cual puede ver todo lo que está pasando y tiene su ambiente bien protegido.

Es importante que mantenga un actitud lo más tranquila posible. Hasta que el gato deje de tener miedo tienes que estar a solas con él, así que evita presencias y ruidos innecesarios.

Siempre que tenga la aprobación del veterinario, puede utilizar productos que contienen feromonas. Son un remedio muy eficaz para gatos que tienen niveles de estrés muy elevados.

Cuánto tiempo que le dedicas cada día a tu gato? Es importante que dediques tiempo todos los días exclusivamente a jugar con él y darle el cariño que necesita. Esto es clave para que fortalezcas tu vínculo y, si se te acerca maullando o mirándote es porque necesita un poco de amor. ¡No dudes en dárselo!