La onda expansiva de la explosión de Beirut golpea un coche, haciendo que los airbags vuelen y dejando los cristales destrozados.