Trump votó en Florida hace unos días, y ahora lo ha hecho Joe Biden, en su caso en Delaware. El candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, junto con su esposa su esposa, Jill Biden, han votado este miércoles con anticipación desde el estado de Delaware, en el que residen.

Así, ambos se han sumado a los 74 millones de estadounidenses que ya enviaron sus boletas para las elecciones, que se realizarán el 3 de noviembre. «Bueno, ya hemos votado», aseveró Biden.

Los Biden han votado en la oficina estatal de Carvel en su ciudad natal de Wilmington, desde donde está previsto que pronuncie un discurso, según medios locales.

El actual presidente y candidato republicano, Donald Trump, ha estado haciendo más campaña, especialmente en los llamados ‘estados bisagra’, debido al aumento de casos de COVID-19. El magnate votó el sábado en una librería pública de Florida, donde lleva un año registrado.

El número de personas que han votado temprano ya es más de la mitad de todos los votantes que participaron en las elecciones presidenciales de 2016, según datos de Project Elections.

Las cifras de este año son récord y se deben, en gran parte, al temor de contraer coronavirus mientras hacen cola para asistir a los centros de votación. Los datos sugieren además que hay un creciente entusiasmo por parte de los demócratas que buscan sacar a Trump de la Casa Blanca.

Obama contra Trump

El ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama, arremetió contra el actual inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump, por su manejo de la pandemia de coronavirus y se ha centrado en el hecho de que «más de 225.000 estadounidenses han muerto» debido a la enfermedad.

«Piénselo», instó Obama durante un evento realizado en Florida para apoyar la candidatura del ex vicepresidente Joe Biden a la presidencia de Estados Unidos. «Han cerrado más de 100.000 pequeñas empresas. Solo en Florida se han perdido medio millón de puestos de trabajo «, continuó.

Obama ha vuelto feo a Trump por usar el argumento de que la atención pública se centra en COVID-19. «COVID, COVID, COVID, se queja», dijo el expresidente, argumentando que el mandatario está «celoso» por la cobertura mediática de la pandemia.

«Si se hubiera centrado en COVID-19 desde el principio, los casos no habrían alcanzado nuevos récords en todo el país esta semana», agregó.