Cientos de personas se han manifestado este sábado en Barcelona, ​​incumpliendo la normativa de protección anti-Covid, para mostrar su apoyo al rapero Pablo Hasél, que debe cumplir una condena de nueve meses de prisión como autor de los delitos de ensalzando el terrorismo y los insultos contra la Corona y las instituciones del Estado.

Con banderas independentistas y de extrema izquierda, los manifestantes han cortar varias calles, quemar contenedores y arrojaron botellas y piedras a los policías.

El video que acompaña a esta noticia muestra que muchos de los manifestantes tampoco cumplieron con todas las medidas de protección contra el coronavirus, en una región como Cataluña que ya acumula 492.000 contagios y 9.504 muertos. Actualmente, los hospitales catalanes tratan a 723 pacientes con Covid en UCI.

Pablo Rivadulla Duró, conocido como Pablo Hasél, anunció este jueves que la Audiencia Nacional le ha otorgado un plazo de diez días para ingresar voluntariamente a prisión, a fin de cumplir la condena de nueve meses en la carcel impuesto por la Corte Suprema en mayo de 2020.

La Audiencia Nacional ya había condenado a Pablo Hasél a dos años de prisión en 2014, por elogiar a grupos terroristas como ETA, el Grapo, Terra Lliure y Al Qaeda.

Algunas de las cartas que llevaron a esta condena por glorificar el terrorismo son las siguientes: «¡¡El auto de Patxi López merece explotar! ”,“ Es un error no escuchar lo que canto, como Terra Lliure dejando vivo a Losantos ”,“ Los Grapo fueron autodefensas contra el imperialismo y su crimen ”o“ Los que manejan los hilos merecen mil kilos de amoniaco ”. .

La Audiencia Nacional decidió suspender esa sentencia, que sería ejecutada de inmediato si volvía a cometer algún delito. Sin embargo, el pasado mes de mayo la Corte Suprema condenó al rapero a otros nueve meses de cárcel -que debe cumplir ahora- por la letra de una canción y la publicación de 64 mensajes de Twitter, entre 2014 y 2016, en los que una vez más exaltó a varios terroristas. grupos. En uno de ellos afirmó: «ETA y Grapo son ejemplos de resistencia».

Juan Carlos Monedero y el rapero Pablo Hasél.

El rapero tiene otro antecedente delictivo, aunque sin sentencia definitiva. Fue condenado a seis meses de prisión por el Juzgado de lo Penal número 1 de Lleida, por agredir a un periodista de TV3 durante una rueda de prensa en el Rectorado de la Universidad de Lleida.

Y en la misma ciudad, fue condenado a dos años y medio de prisión -también en espera de sentencia firme- por asaltar a un testigo que había declarado en un juicio contra un agente de la Guardia Urbana de Lleida.