Uno de los retos a los que se enfrentan muchos padres, sobre todo cuando los niños son mayores, es ordenar la habitación, algo que a veces parece imposible, pero lo cierto es que podemos inculcar las pautas. necesario para que los más pequeños tengan siempre una habitación adecuada. Veamos a continuación Cómo organizar la habitación de los niños y asegurarse de que ellos mismos la arreglen con estos sencillos trucos.

Cómo organizar la habitación de los niños y hacer que la arreglen ellos mismos

El hsecuestro de niños para algunos padres y madres puede ser un verdadero dolor de cabeza. Desde no saber que muebles son necesarios, hasta no poder encontrar espacios adecuados para contener todos los juegos en una habitación.

En resumen, No siempre es fácil encontrar el término medio entre una habitación habitable y ordenada y una habitación llena de juguetes. Además, suele suceder que los pequeños son apáticos y se niegan a ponerse en el lugar de sus padres, por lo que les será más fácil tener una habitación desordenada que entender que es mejor mantener siempre un cierto orden. .

Entonces, ¿Cómo encontrar el equilibrio perfecto y enseñar a nuestros hijos a ordenar? Simplemente mediante un pequeño truco que consiste en organizar la habitación de los niños para que luego se animen a reorganizarla ellos mismos. Averigüemos cómo.

Si siempre se ha preguntado cómo alentar a los niños a ordenar su habitación, aquí tiene algunas trucos sencillos que te permitirán salir del caos de los juguetes y asegúrate de que los más pequeños se acostumbren a ordenar ellos mismos.

El truco de ordenar por esquinas

El secreto para que los niños se acostumbren a ordenar su dormitorio es organizarlo en rincones. Esto significa que tendremos que crear áreas dedicadas a algunas actividades para poder dividir los juegos entre ellas.

Este sistema también le ayudará a poner su mente en orden, así que intentemos ordena todo el espacio en las siguientes áreas temáticas:

  • área lógica : trenes, construcciones, puzzles, puzzles
  • área cognitiva e identitaria: granja de animales, casa de muñecas, cocina, instrumentos musicales, arcilla, plastilina, etc.
  • área lingüística : libros y lectura
  • área gráfica-pictórica: pasteles, rotuladores, temple, pinturas para dedos, etc.

Con estas áreas bien definidas en la habitación del niño, podremos estimularlo a Puedes desarrollar mucho más y mucho mejor tus habilidades.

Entonces, Veamos cómo ordenar estos ángulos para que el niño desarrolle al máximo sus habilidades.

  1. Esquinas claras y nítidas. Si estructuramos áreas bien definidas, el niño no se confundirá y sabrá qué esperar y qué hacer en esa área. En este sentido, puede resultar útil utilizar cestas y alfombras para dividir las áreas, De esta forma el pequeño se verá facilitado en la reorganización y categorización de objetos. De hecho, todo lo que el niño encontrará en esa zona tendrá aproximadamente las mismas características.
  2. Accesibilidad. La habitación debe ser apta para niños, en este sentido, el niño debe poder recoger y transportar los juguetes de forma segura. No organicemos los juegos de tal forma que el pequeño se ponga en peligro por conseguirlos. Esto también nos ayudará a no regañarlo creando un ambiente más sereno.
  3. Utilice cestas y recipientes . Al dividir los juguetes en varias cestas y recipientes, el niño podrá ver lo que hay dentro sin girar todo para buscar algo.
  4. Limita la cantidad de juegos . Es mejor no poner demasiadas cosas disponibles juntas, de lo contrario será más difícil reorganizarlas. Es mejor guardar algunos juegos para sacarlos en el momento adecuado cuando un objeto puede haber aburrido al niño porque ha jugado con él durante mucho tiempo. De esta forma lo estimularemos con cosas distintas a las habituales y también potenciaremos los juguetes que ya tenemos sin necesariamente comprar siempre nuevos.
  5. Cuida los juegos de los niños. Los padres tendrán que dar un buen ejemplo y mantener siempre limpios tanto el dormitorio como los juegos. Sustituyendo los viejos, rotos o dañados, pero también ayudándote a repararlos. Al principio, especialmente, mamá y papá tendrán que configurar las zonas y mostrarle al niño cómo deben organizarse. De esta forma, poco a poco se irá acostumbrando a volver a colocarlos en su lugar como los encontró él mismo.
  6. No sugieras jugar. Está bien reorganizar, pero los adultos no tienen que colocar juegos para sugerir que un niño comience a jugar. Por ejemplo, en la cocina las ollas no deben estar en la estufa sino en la despensa de esta manera el pequeño tendrá la oportunidad de decidir a qué juego jugar y cómo hacerlo. Además, si dejas las cosas en un lugar donde el niño apenas tiene que esforzarse, no conseguirás que se anime a recoger una vez que haya terminado de jugar.

Todo esto es importante porque los niños necesitan orden, buenos modelos a seguir y sentir el amor de sus padres incluso en las pequeñas cosas para crecer en paz. Un entorno estructurado le permitirá criar niños más serenos, evitar muchos regaños y le permitirá enseñar mejor a sus hijos. lo que significa ordenar.