Aprende a organizar la habitación con una serie de pasos que nos ayudarán a tener todo en su sitio con poco esfuerzo. El orden es uno de los elementos más importantes para nuestra mente, de él depende que todo esté en su lugar y que nada salga de su espacio. Además de ser necesaria a nivel emocional, nos ayudará a optimizar nuestro espacio al máximo. Si quieres organizar la sala como si fueras un alumno superdotado en las clases de Marie Kondo, toma nota de estos pasos.

Pasos para organizar la habitación

  1. Ponte a trabajar con la ventana abierta. Es importante que la habitación esté debidamente ventilada. Los suecos duermen con la ventana abierta para ahorrar en calefacción y mejorar su salud, es una forma de ventilar el espacio, aunque si hace mucho frío nos puede costar un poco más. Cuando empiece a ordenar, la habitación debe estar ventilada.
  2. La ropa es el siguiente paso. La ropa debe estar perfectamente organizada a la vista o no. El armario es el artículo que necesitará más tiempo para ser perfecto. Podemos conseguir más perchas o cajas en las que separar las prendas para clasificarlas de la mejor forma posible.
  3. La cama debe estar bien hecha y hacerlo todos los días.. Hacer la cama nos llevará uno o dos minutos rápido, un poco más si queremos que quede perfecta, pero es un proceso imprescindible para poder dormir bien y ver la habitación ordenada.
  4. Los cojines deben estar en orden y la cabecera bien limpia.. Usa un paño húmedo, si quieres con un poco de colonia para que todo huela bien. Coloca los cojines, aplica más colonia en la cama, es uno de los trucos de la abuela que siempre viene bien.
  5. Si tiene un tocador, asegúrese de que todo esté bien computadora. Elimina el polvo y sobre todo con joyas o bisutería, busca esa joyería que te combine con todo y te permita ponerlo todo en orden, el resultado valdrá la pena y la inversión también.
  6. Asegúrese de que la alfombra o el piso estén siempre limpios. Al menos una vez a la semana, haga funcionar el depurador con un buen desinfectante. El olor a limpio y un buen ambientador convertirán nuestra habitación en un oasis en el que refugiarse. El pedido ayudará a nuestra mente a desconectar, planificar mejor el día a día y aplicar una serie de rutinas imprescindibles.