Lhernia inguinal Es una patología relativamente frecuente y aparece, sobre todo, en hombres, ya que en la región inguinal de los hombres existe un punto de debilidad fisiológica en el zona de paso de las estructuras testiculares del abdomen hacia el escroto.

La obesidad, los esfuerzos abdominales intensos, así como las enfermedades respiratorias que provocan tos crónica, también pueden constituir factores de riesgo por la aparición de una de estas hernias inguinales.

Pero, ¿qué es exactamente una hernia inguinal?

Es una protuberancia de cualquier órgano abdominal, generalmente intestino delgado o grasa mesentérica, a través de un orificio herniario ubicado en el canal inguinal. Suele manifestarse como un bulto o masa en la región inguinal, que aumenta de tamaño con los esfuerzos físicos, provocando dolor en la zona. En algunos casos, además, puede incluso aparecer un dolor repentino a nivel de la ingle con un bulto duro y dolorosoasí como hinchazón, náuseas y vómitos.

También es una dolencia que, aunque no es de extrema gravedad, sí que requiere una operación que tradicionalmente implica un mes de actividad limitada y, en ocasiones, dolor y otras complicaciones postoperatorias.

Técnica innovadora con recuperación inmediata

Sin embargo, gracias a la innovación y los avances en las técnicas quirúrgicas, la recuperación después de la cirugía ahora es más fácil. En este sentido, el equipo de Cirugía General de Quirónsalud Zaragoza es pionera en cirugía laparoscópica para la hernia inguinal (PET) totalmente extraperitoneal y, por primera vez en Aragón, están ofreciendo esta técnica innovadora que permite tratar la hernia inguinal de forma precisa, indolora y con recuperación inmediata de la que ya se han beneficiado más de 80 pacientes.

El doctor Eloísa Villarreal, cirujana general de Quirónsalud Zaragoza, explica que «Hernioplastia PET», Que es el nombre de la citada cirugía laparoscópica,«es totalmente extraperitoneal»Y« se desarrolla íntegramente en una región anatómica que no contacta con las estructuras abdominales, a diferencia de otras técnicas laparoscópicas que se desarrollan dentro de la cavidad peritoneal. Intentemos todos los puntos de debilidad de la región inguinocrural (hernias inguinales directas e indirectas y hernias crurales) sin especificar otras acciones adicionales ».

Por otro lado, dice el Dr. Guillermo Pola, cirujano general del mismo centro, “la intervención permite al reintroducción de la hernia en la cavidad abdominal y reparando la pared para evitar que vuelva a aparecer. Para ello, detalla, “se requiere la colocación de una malla de material sintético que se coloca en la pared muscular y con el tiempo, se integra en Tejido muscular, aportando fuerza y ​​resistencia a la zona que evita la tensión de los tejidos.

«Requiere una alta especialización en cirugía laparoscópica aprendizaje más exigente que la técnica laparoscópica intraperitoneal (TAPP), pero en el no penetrar en la cavidad abdominal, se evita el contacto con órganos internos como el intestino delgado y el colon, por lo que reduce el riesgo de complicaciones posoperatorias como lesiones viscerales y abdominales, obstrucción intestinal por adherencias a la malla o hernias de los orificios de entrada en la pared abdominal ”, apunta Villarreal.

Alta médica en un solo día

Frente de cirugía abierta y técnica TAPP, que también se realiza por vía laparoscópica pero requiere la apertura de la cavidad abdominal, la técnica PET permite al paciente recibir el alta médica incluso el mismo día de la intervención y desarrollan su vida habitual de forma inmediata, con menor dolor postoperatorio, lo que reduce la necesidad de analgésicos y menor riesgo de complicaciones intraperitoneales.