Ferran Torres se ha enviado a gusto contra el El camerino de Valencia y especialmente con Dani Parejo después de que se confirmara su partida a Manchester City. El joven extremo es honesto y explica que se sintió señalado en el estrado cuando el club decidió prescindir de Marcelino. Ha disfrutado de su sueño de jugar en el primer equipo del Che, pero subraya que ciertas circunstancias y personas le han impedido hacerlo al 100%.

«Estoy dejando el equipo de mi vida. Es el equipo que me ha dado todo y me ha formado desde que tenía siete años… …pero también donde he tenido momentos difíciles, donde me he sentido frustrado, que me llevaron a tomar la decisión de irme. Pero quiero destacar que estoy muy agradecido con el Valencia y los apoyaré donde quiera que estén.. El problema es que hay gente dentro del club y algunos periodistas… empeñado en hacerme quedar mal y manchar mi imagen. Me niego a dejar Valencia porque soy valencianista», explica en Mark.

Ferran Torres continúa: «Cuando el club tomó la decisión de Empecé a recibir presiones y críticas del primer equipo, sin forzar nada, por lo que lo rechacé. Y no sólo yo. También querían herir y desacreditar a mis representantes y a mi familia. Aunque, afortunadamente, sólo fueron unos pocos medios. Las mismas personas que ahora hacen campaña en mi contra, dijeron entonces que estábamos equivocados y que yo fracasaría, algo que con sólo 17 años de edad me dolió mucho. Al igual que digo esto, tengo que admitir que muchos otros medios y periodistas siempre me han tratado con amor y respeto. Incluso ahora que hay empleados del club trabajando para empañar mi imagen.

Sobre el comportamiento de Parejo

«Tengo que decir que después de tres años de experiencia en el primer equipo, todo esto me atrapa maduro y mentalmente fuerte. Pero a los 17 años, no. Parejo es un gran jugador, pero personalmente nunca he tenido una relación con él. Cuando entré en el primer equipo, a los 17 años, fue muchas semanas hasta que me dedicó un simple «Buenos días». No creo que haya sido un buen capitán para mí. Lo peor llegó con la partida de Marcelino. Kangin y yo fuimos utilizados como culpables en el camerino y no nos hablaron durante semanas.

Finalmente, insiste en que hizo su parte para quedarse en Valencia: «Quería quedarme y le ofrecimos al club las condiciones para hacerlo. Y dos de las tres, como expliqué, no eran económicas. La económica, además, no estaba más allá de las posibilidades del club. Sabía que el Valencia no está en condiciones de pagar lo mismo que los grandes clubes europeos, pero me veía a mí mismo como un líder y quería que me trataran como tal, que el club hiciera un esfuerzo para retenerme. Simplemente no querían, punto.»