La crisis de salud causada por el coronavirus ha dejado todo tipo de gestos e imágenes. Cuando las grandes empresas donan millones de euros para comprar material sanitario, cuando los ciudadanos espontánea y altruistamente empiezan a fabricar material para proteger a los médicos, enfermeras, guardias… Cuando hay millones de personas que ya se dan cuenta de los estragos de la economía, afectados por el desempleo o ERTE, el Presidente del Gobierno descarta bajarles los salarios.

El 9 de mayo, en una de sus habituales apariciones de fin de semana en La Moncloa, el Presidente socialista evitó responder a la pregunta de si su gobierno valoraría reducir los salarios de sus miembros y otros funcionarios públicos como…gesto de solidaridad» con las personas que sufren el impacto económico de la epidemia. Su salario anual asciende a 84.845 euros.

Sánchez hizo un largo turno y se puso a cubierto en el «triple red» que ha puesto en marcha su Ejecutivo, es decir, su cuestionado plan para hacer frente a los efectos de la pandemia.

«Lo que realmente afecta a los ciudadanos es que un gobierno como el actual ha creado esta triple red, para las familias, los trabajadores y las empresas», resolvió, ignorando la cuestión.

Más cargos superiores

Cabe recordar que el Ejecutivo ha aprovechado el estado de alarma para incorporar un aluvión de altos funcionarios, con la creación de hasta 14 nuevos puestos distribuidos en los Ministerios de Consumo; Inclusión, Seguridad Social y Migración; Educación, Transición Ecológica y Trabajo.

También el Ministerio de Derechos Sociales y la Agenda 2030, que dirige Pablo IglesiasEn las próximas semanas, contratará a tres nuevos autoestopistas.

Sánchez, en este contexto, se ha excusado en medidas como las líneas ICO para empresas o las propuestas para trabajadores autónomos. Por último, ha considerado que las familias también se han beneficiado de las políticas de su gobierno, que ignoró sistemáticamente las advertencias de los organismos internacionales para contener la pandemia.

Los pronósticos económicos para la crisis del coronavirus son desalentadores. La Comisión Europea estima una caída del 9,4% este año. El número total de desempleados alcanzó los 3,8 millones en abril.