El experimento en Suecia parece haber tenido buenos resultados. El PIB del país cayó sólo’ 8,6% en el segundo trimestre en comparación con los tres meses anteriores, según la Oficina Nacional de Estadística (SCB).

Esta es la mayor disminución del PIB desde que se iniciaron los estudios comparativos de este indicador en 1980 en la economía sueca, dijo el SCB en un comunicado.

La disminución del PIB, que es del 8,2% en comparación con el mismo período de 2019, se debe a la reducción de las exportaciones y del consumo de los hogares y a los efectos de la contención. Sin embargo, la caída es menos de la mitad de la caída del 18,5% del PIB español, donde se aplicó una estricta contención.

A pesar de ello, las muertes por habitante son mayores en España, donde alcanzan 609 muertes por millón de habitantes, mientras que en Suecia son 569 muertes por millón de habitantes.

Algo peor de lo esperado

Se trata de una comparación provisional de las cuentas nacionales, basada en una base preliminar y más limitada que las cifras definitivas, que se publicarán en tres semanas, informa Europa Press.

El descenso es ligeramente peor que el predicho por la mayoría de los analistas suecos, que apuntaban a una caída de alrededor del 8%.

Suecia ha optado por una estrategia más laxa con respecto al coronavirus que la mayoría de los países europeos, con muchas recomendaciones y algunas medidas restrictivas, apelando a la responsabilidad de tratar de proteger a los grupos de riesgo.

No se han cerrado ni guarderías ni escuelas (sino colegios y universidades) y los bares y restaurantes se han mantenido abiertos con restricciones, aunque se prohíben las concentraciones de más de 50 personas.

El cierre parcial de la economía permitió que el PIB de Suecia creciera una décima parte en el primer trimestre, aunque no ha evitado la caída en el siguiente.

Los economistas nórdicos han señalado anteriormente que la naturaleza de las exportaciones suecas (automóviles e industria pesada) las hace más sensibles a las crisis internacionales que otros países como la vecina Dinamarca, que vende principalmente medicinas y alimentos.