El precio medio de la vivienda terminada (nueva y usada) en España es aumentó en mayo un 1,3% en tasa interanual tras subir cinco décimas desde abril, y todos los grupos analizados por Tinsa mostraron crecimiento, destacando las islas con un incremento del 4,6%.

En el caso de la costa mediterránea, el precio de la vivienda aumentó 3.2% en mayo y por debajo de la media nacional se situaron capitales y grandes ciudades, con un 0,4%, y áreas metropolitanas, con un 0,2% interanual. En los municipios de menor tamaño situados en el interior de la península y en la costa atlántica (agrupados en el resto de municipios), la vivienda aumenta un 1,1%.

Analizando los datos con respecto al mes anterior, abril, los precios de la vivienda aumentaron un 0,5% de media en España y el situado en la costa mediterránea fue el que encareció con una subida del 5,3%. Por su parte, aumentó un 1,7% en las áreas metropolitanas, un 0,7% en las islas y un 0,1% en las capitales y grandes ciudades. En el caso del resto de municipios, la vivienda retrocede un 2,1% intermensual.

Desde principios de año el precio de la vivienda ha crecido una media del 0,8% en España y Canarias y Baleares, además de la costa mediterránea, destacan como los grupos más dinámicos con un incremento interanual del 4,3% y 2,1%, respectivamente. Las caídas solo se observan en los primeros cinco meses del año en capitales y grandes ciudades con un ajuste del 0,7%.

30% más barato

De los altos que alcanzado en 2007, en pleno «boom» del sector, la vivienda es hoy un 31Un% más barato que entonces y la mayor diferencia corresponde al situado en la costa mediterránea, que tras la reciente recuperación se ha reducido al 40,3%, seguido de las áreas metropolitanas con un 37,2%. Solo el grupo formado por Baleares y Canarias presenta una diferencia inferior a la media española, del 13,2% respecto a los máximos de 2007.

Si se comparan los precios con los mínimos registrados en febrero de 2015, la vivienda es actualmente un 20% más cara. En las islas, el crecimiento alcanzó el 32,6%, seguido de las capitales (28%) y la costa mediterránea (22%). El crecimiento desde su mínimo se limita al 9,5% en el resto del grupo de municipios.