El proceso de radicalización del PSOE Continúa y el último capítulo se ha dado en la Diputación de Guadalajara: Allí las filas socialistas se han negado a rechazar una propuesta de Podemos para iniciar un «proceso constituyente para la república». El PSOE se ha abstenido en una iniciativa que busca lo que dice Pedro Sánchez que su partido rechaza rotundamente: acabar con la Monarquía en España.

La propuesta de impulsar la república en España no ha tenido éxito, pero no gracias al PSOE, sino a los grupos de centro derecha que se han negado a apoyar un cambio radical en el esquema constitucional.

La iniciativa surgió del «Grupo Provincial de Unidos Podemos» que decidió plantear «al Pleno de la Diputación de Guadalajara» una «Moción de apoyo al proceso constituyente de la república».

Los morados aseguran que “el 14 de abril de 1931, hace 90 años, la ciudadanía terminó con un régimen monárquico corrupto que hizo agua social, económica y políticamente ”. La carta prosigue y afirma que “el pueblo exigió mejorar sus condiciones de vida y de trabajo y decidir su destino. Con sus movilizaciones trajo la Segunda República. En 2021 seguimos sufriendo una pandemia lo que nos ha limitado, una situación de salud agravada por las políticas neoliberales que desmantelaron los servicios públicos esenciales y privatizaron buena parte de la atención médica y las residencias de ancianos. Privatizaciones vinculadas a la corrupción y lucro cesante de las grandes empresas ”. Y el PSOE, que está al mando del gobierno desde junio de 2018, no ha encontrado ningún motivo para rechazar la iniciativa sobre la república.

El escrito continúa: “Aunque se sabía sobre el gran fortuna y de las ‘comisiones’ de Juan Carlos de Borbón, es ahora que conocemos una parte importante de sus supuestas fechorías y corrupción, amparadas por el privilegio medieval de la inviolabilidad y con la complicidad y lucro de las grandes empresas y las fuerzas del régimen. de los 78 «.

La carta de los poderes que el PSOE no ha considerado dignos de su voto en contra indica a continuación que “Felipe de Borbón conocía y es beneficiario del «negocio» de la «familia real», y aunque intentan vendernos que no es como su padre, es el jefe de una institución, la monarquía, corrupta por naturaleza ”, porque“ siendo grave la supuesta corrupción de los Borbones, el problema es la monarquía. Una institución no democrática, tenemos un jefe de Estado por el que no hemos votado, impuesto por su linaje y gracias a un artículo de la Constitución que aún hoy permanece, y que es un impedimento chovinista ”, agrega el texto.

Podemos afirmar que se trata de «una dinastía monárquica que actualmente proviene de la dictadura fascista, que hereda al Jefe de Estado por privilegios de sangre medieval, como se hereda una cuenta en Suiza».

El partido de Pablo Iglesias destaca que “es el momento de decidir la forma de Estado, monarquía o república. Pero también tendremos que decidir sobre el modelo económico y social para garantizar que lo público, lo común, la salud, la educación, los servicios sociales, las residencias no se puedan privatizar y no tengamos que sufrir la falta de personal, instalaciones y servicios. medios de comunicación privatizando políticas neoliberales que solo benefician a unos pocos. Y ese trabajo es un derecho efectivo, trabajos estables y salarios justos y suficientes. Y que se garanticen pensiones públicas dignas. Tenemos que construir un nuevo país ”.

Enmienda al conjunto

La modificación de todo el mandato del PSOE, y del propio Podemos, no ha desanimado a ambas formaciones de sus anhelos revolucionarios.
En base a todo ello, Podemos ha exigido que la Diputación de Guadalajara se sume a la «conmemoración del 90 aniversario de la proclamación de la Segunda República», que apoya «las diferentes iniciativas que se van a convocar desde el ámbito institucional, político mundo social y cultural en conmemoración del 90 aniversario de la proclamación de la Segunda República ”, que reconoce que“ el régimen monárquico está agotado y apoya un proceso constituyente hacia una democracia participativa, laica, federal y republicana ”, y que“ la La Diputación de Guadalajara coopera, en el marco de sus competencias, para que el nuevo sistema político republicano garantice derechos y servicios públicos básicos, y construya un modelo económico y social sostenible al servicio de las mayorías ”.

El PSOE no ha visto motivos para votar en contra.