Moncloa ha perdido la vergüenza en la campaña electoral 4M. Después de haber personalizado el tuyo Pedro sanchez, desde el Gobierno y con todos los recursos del Ejecutivo, la disputa electoral contra el PP en Madrid, este lunes, los equipos de la Moncloa han decidido aprovechar la jornada de reflexión para llamar personalmente a los periodistas e intentar sembrar un mensaje de movilización de la Voto de izquierdas de cara a la jornada de la votación: «El resultado es muy ajustado», han asegurado a diversos medios que han recibido las llamadas.

Las encuestas dicen lo contrario y la jornada de reflexión está diseñada para zanjar la injerencia política y permitir un día sin mensajes de campaña de los partidos involucrados en la disputa electoral. Pero eso no le ha importado a Moncloa.

Varios medios nacionales han recibido la llamada de Moncloa. Un llamado esperanzador para la izquierda. Un llamado que afirma que todavía hay partido este 4M y que, si los votantes de izquierda se movilizan, todavía son capaces de frenar el triunfo y la gobernabilidad de Isabel Díaz Ayuso en Madrid. Es decir, todo lo contrario de lo que dicen la gran mayoría de las encuestas.

OKDIARIO ha sabido confirmar las convocatorias y la insistencia en un mensaje que, desde la Moncloa, han intentado plasmar en algunas de las portadas de la jornada electoral, este 4M: que el PSOE todavía puede evitar lo que claramente puede convertirse en uno. de sus mayores golpes e incluso al inicio de un cambio en la tendencia nacional. Un cambio que puede afectar al PSOE nacional y al propio Pedro Sánchez en caso de hipotéticos elecciones generales anticipadas.

Las convocatorias de Moncloa afirmaron que «el resultado es muy ajustado para el PP y Vox», que la derecha «está muy igualada con la izquierda», que «el PSOE ha vuelto en la recta finalY que “Podemos y Más Madrid junto con Gabilondo pueden superar a Ayuso si hay una fuerte movilización de votantes de izquierda.

Prácticamente ninguna encuesta da ese resultado en este momento. Pero, al margen de esto y más allá de la falsedad o no de estas declaraciones, la nota principal del evento es la llamada desde la Moncloa y en medio de una jornada de reflexión. Y es que Moncloa ha perdido el miedo a la obscenidad en esta campaña de 4M en la Comunidad de Madrid.

Las encuestas que la Moncloa no quiere ver

La última encuesta de OKDIARIO, de hecho, mostró la semana pasada que Isabel Díaz Ayuso avanza hacia un triunfo histórico, al menos desde que estalló el bipartidismo en la Comunidad de Madrid. El candidato del PP ha entrado en la recta final de campaña con un intención de voto superior al 42%. Habría 800.000 papeletas más que en 2019 que se traducen en 61 diputados, 31 más que hace dos años y apenas una menos de las que se embolsarían el PSOE (31), Más Madrid (21) y Podemos (10).

Pero el miedo del PSOE no se basa solo en ese punto. Pero en el hecho de que Ayuso le robe el voto incluso a los socialistas. La victoria de Ayuso vendrá basada en varias fortalezas, según la encuesta electoral de Hamalgama Métrica para OKDIARIO. El primero, el altísimo grado de fidelidad de sus votantes, el más alto de todos los contendientes. El 91,5% de los madrileños que pusieron la papeleta del PP en las urnas en 2019 lo volverán a hacer los próximos 4M. La fidelidad en Más Madrid cae al 84,5%, en Podemos al 76%, en el PSOE al 74% y en Vox al 58%.

La segunda fortaleza de Ayuso es su capacidad para absorber el hundimiento de Ciudadanos. La formación naranja no obtendrá ningún diputado, dejará 511.000 de los 629.940 votos que obtuvo hace dos años y el 73% de esos votos irá esta vez a Ayuso. El electorado de Ciudadanos, que ha quedado huérfano tras los giros estratégicos del partido, será el principal caladero de nuevos votantes ayuso.

Pero no solo el partido de Inés Arrimadas es víctima del ciclón Ayuso. La presidenta madrileña arrebata votos a todos sus oponentes directos. Destaca el traspaso que recibirá el candidato del PP de Vox: el 39,3% de los 287.667 madrileños que apoyaron a Rocío Monasterio en 2019 pasarán a ser votantes de Ayuso el 4 de mayo. Por el contrario, solo el 4,9% de los votantes de Ayuso en 2019 irán a Vox.

Y el candidato del PP también crece en la izquierda. El 6% de los que apostaron por Gabilondo favorecerá ahora al líder del PP. De tal forma que de cada 100 votos que reciba Ayuso el 4 de marzo, 31 vendrán de Ciudadanos, un poco más de siete de Vox y casi cuatro del PSOE.