Si hay un sector que se ha visto afectado por la crisis del coronavirus, este es el sector textil, que afronta la campaña más importante del año con la mayor caída de facturación de su historia por la caída de la confianza del consumidor. Ante este escenario, el Asociación Empresarial del Comercio Textil, Complemento y Cuero (Acotex) prevé un descenso de las ventas en Black Friday de hasta un 30%, mientras que los comerciantes centran todas sus esperanzas en el cuarto trimestre del año.

Así lo explicó el presidente de Acotex, Eduardo Zamacola, en conversaciones con OKDIARY: «Las ventas en tiendas del Black Friday se multiplican por tres en comparación con una semana de ventas normal, pero este año esperamos una caída del 30% debido al impacto de la crisis del coronavirus. Pérdidas similares a las acumuladas por el sector de la moda en lo que va de año.

«La reducción del 30% en las ventas del Black Friday se traduce en un colapso de la caja registradora de los comerciantes a 1.500 millones de euros», explica Zamácola. Una caída que se suma al colapso de la facturación y al falta de liquidez que vienen experimentando los comercios del sector textil desde que la pandemia empezó a dar sus primeros golpes en marzo.

«El 30% de los empleados del sector textil podrían perder sus puestos de trabajo este año debido a los nuevos confinamientos».

Ante este escenario, el presidente de Acotex espera que se produzca «un colapso del contratación de nuevos empleados temporales, propios del cuarto trimestre del año por el incremento de ventas en la campaña de Black Friday y Navidad. Además, ha advertido que «el 30% de los empleados del ramo textil podrían perder su empleo durante este año debido a los nuevos confinamientos».

Por su parte, Zamácola ve «Imposible» mantener las plantillas «Con una caída en los ingresos» de decenas de miles de millones. El sector textil cerró el último trimestre de 2019 con una facturación de 6.000 millones de euros, lo que se traduce en un 30% de la caja anual por el impacto de las campañas de Black Friday y Navidad. Lejos de las cifras que se registrarán este año.

Gastar hundirse

Los españoles gastarán un 10% menos en este ‘Black Friday‘, hasta el
128,2 euros por el coronavirus. En concreto, el presupuesto medio para 2020 será de 128,2 euros, con un 22,3% de compradores que solo destinarán entre 0 y 50 euros, un 27,4% entre 50 y 100 euros y un 20,4% que gastarán entre 100 y 150 euros. Solo el 10,5% destinará entre 150 y 200 euros y el 19,4% restante más de 200 euros.

Seis de cada diez españoles (60,3%) seguirán comprando este año a pesar de la crisis, pero este récord supone un 3,8% menos que en 2019. Este año solo un 1% más de españoles se animará a comprar. Sin embargo, de los que participaron el año pasado, el 4.8% dice que este año no realizarán compras. Esta es la primera disminución en la intención de consumo ya que este estudio se realizó en 2018.

Sin embargo, solo el 2% de los consumidores tiene previsto gastar más de 500 euros, El 11% gastará entre 100 y 500 euros, el 9% entre 51 y 100 euros y el 8% gastará por debajo de 50 euros. Por edad, los consumidores mayores de 60 años son los que menos piensan gastar.

‘Rescate’ al sector textil

Ante este escenario, el sector textil lanza un SOS al Gobierno de Pedro Sánchez e insiste en la necesidad de aplicar medidas urgentes y específicas para el sector textil. “Con esta importante caída en las ventas no valemos moratorias de impuestos, cuotas, tributos o contribuciones a la Seguridad Social”, ha criticado Zamácola.

«Es necesario condonarlos y el Reducción de IVA Para incentivar el consumo, el sector necesita liquidez y no más endeudamiento y una solución para el pago de las rentas comerciales que no podemos afrontar mientras sigamos con estos bajos niveles de ventas ”, pidió al Gobierno de Pedro Sánchez ante el golpe que sufrió. la pandemia ha golpeado al sector textil.

Zamácola se muestra optimista con los resultados del último trimestre y asegura que «algunos descuentos más agresivo, si es posible, podría ayudar a los operadores a eliminar acciones y ganar liquidez para resistir la segunda ola de la pandemia. Sin embargo, teme que las nuevas restricciones del gobierno de Pedro Sánchez sobre capacidad, horarios y movilidad «hagan estallar» la única esperanza del sector.

«Las nuevas restricciones de capacidad y horarios deben ir acompañadas de una serie de ayudas económicas para evitar un drenaje de cierres y despidos antes de fin de año, con el objetivo de salvar los casi 200.000 puestos trabajo ”, concluye Zamácola.