La Sala de Vacaciones del Tribunal Supremo se ha negado a tomar medidas cautelares contra Juan Carlos I porque no tiene la condición de investigador en ningún caso judicial.

De esta manera ha dado carpeta a petición de la asociación de independencia Òmnium Cultural que ha presentado una denuncia contra el Rey Emérito por un presunto delito de blanqueo de dinero cometido por el cobro de comisiones que ocultó en Suiza a través de empresas.

El Tribunal Superior ha respondido en una orden, firmada por el Presidente de la Cámara de Vacaciones Francisco Marin Marin, que «no hay lugar para el interesado, ya que nuestro sistema procesal no prevé la adopción de medidas cautelares respecto de aquellos que no tienen la condición de ser investigados».

Es por esta razón que el monarca ha decidido dejar España sin que esto afecte a las investigaciones que se están llevando a cabo en Suiza y España – en las que el emérito no está acusado.

Investigación informativa

En la actualidad, el padre del Rey Felipe VI está pasando por un proceso de investigación informativa por la Fiscalía para el cobro de los honorarios del contrato del AVE a la Meca. Este procedimiento prejudicial reservado no implica ninguna limitación de las medidas de protección personal contra el interesado, por lo que no afecta a la libertad de movimiento.

Una vez que la Fiscalía haya analizado todos los documentos presentados por el fiscal suizo Yves Bertossa, decidirá si hay indicios de un delito que deba perseguirse contra el emérito. Una vez hecho esto, el Tribunal Supremo tendrá que decidir si admite el caso y, por lo tanto, abre un procedimiento penal contra el monarca. No será hasta entonces cuando se tome una decisión sobre una supuesta acusación y sobre la adopción de medidas cautelares.

Queja de Òmnium

Al mismo tiempo, la asociación independentista Òmnium, presidida por el líder golpista Jordi Cuixart que es condenado por el 1-O, ha sido demandado contra el emérito. El presidente de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, Manuel Marchena, ha pedido al Ministerio Público que decida si esta denuncia debe ser investigada o no, dijo Vozpópuli.

Fuentes judiciales aseguran a OKDIARIO que con toda probabilidad la Fiscalía se posicionará en contra de la investigación porque «se basa en recortes de prensa y no aporta ni una sola prueba».

Òmnium Cultural presentó una petición urgente a la Segunda Sala del Tribunal Supremo para activar la «búsqueda internacional» del Rey Juan Carlos I para «llevarlo a la justicia».

Esto fue anunciado por la entidad soberana en una declaración, después de que el Rey Emérito anunciara este lunes a Felipe VI su «reflexiva decisión» de mudarse a vivir fuera de España en vista de las repercusiones públicas de «ciertos eventos pasados» de su vida privadasegún un comunicado del Palacio de la Zarzuela.

Òmnium solicitó que se tomaran medidas cautelares, que se convocara al Rey Emérito para que declarara inmediatamente que está siendo investigado y que el juez tomara su declaración; además, instó al Tribunal Supremo a que activara la Unidad de Policía Judicial para que «acreditara urgentemente el paradero del borbón fugado».

Asimismo, la entidad que preside Jordi Cuixart exige que «desde las instituciones implicadas se comunique de inmediato el paradero de Juan Carlos de Borbón y se le advierta que su no comparecencia podría dar lugar a una orden de detención y a la activación de los mecanismos de cooperación policial y jurisdiccional internacional».

Según el vicepresidente de Òmnium.., Marcel MauriLa justicia española «no hace nada y permite que el Borbón se escape sin tener que rendir cuentas». «Nos enfrentamos a un gran escándalo democrático» con la «participación activa del gobierno español», anunció.