Adoptar un perro, al contrario de lo que muchos creen, no es un juego. Esta es una gran responsabilidad ya que, como cualquier otro animal, requiere mucho cuidado. Una de las cosas más importantes es cumplir con el calendario de vacunación del perro. Ahora, un veterinario de Sydney ha emitido una advertencia sobre este tema, advirtiendo de una enfermedad infecciosa muy peligrosa, que incluso puede ser fatal para los perros.

El Dr. Lera se refiere a la infección bacteriana denominada leptospiroris, que puede causar insuficiencia renal y hepática en los perros y, en consecuencia, su muerte. Recientemente se ha registrado un caso en el Hospital veterinario de la meseta de Collaroy, ubicada al norte de Sydney, que ha sido atendida por el propio veterinario.

¿Qué es la leptospiroris y qué síntomas causa?

La leptospiroris es un virus que también se puede transmitir a los humanos, por lo que es importante tomar todas las medidas preventivas necesarias. Los medios locales australianos recuerdan que recientemente un infestación de ratones ubicada al oeste del estado provocó un aumento de casos humanos. Las bacterias pueden ingresar al cuerpo humano a través de la nariz, los ojos, el revestimiento de la boca, cortes y abrasiones.

El Hospital Veterniario Collaroy Platea ha publicado una imagen en las redes sociales en la que habla de lo sucedido. Este caso es especialmente llamativo porque el perro no había salido de la zona y, lamentablemente, el perro murió. Los perros se infectan cuando entrar en contacto directo con la orina de ratas infectadas, y también si beben agua contaminada.

En cuanto a los síntomas, pueden ser muy diversos. El principal problema es que ninguno es específico de esta enfermedad, por lo que a veces a los perros se les diagnostica otra anomalía y, cuando el veterinario se da cuenta de que en realidad se trata de leptospiroris, ya es demasiado tarde. Los signos más frecuentes son: diarrea, vómitos, fiebre y cansancio sin motivo aparente.

Las autoridades Piden calma y también responsabilidad. Todos los que viven al norte de Sydney ahora deben prestar más atención que nunca a sus mascotas y, ante cualquier señal de alarma, llevarlas al veterinario.