El Real Zaragoza se ha unido al «partido» de los anuncios y ha informado que ha enviado una solicitud a la Liga, a la Real Federación Española de Fútbol y al Consejo Superior de Deportes para que, dado que no podrán terminar la temporada en igualdad de condiciones, para ser promovido a la Liga de Santander de tres maneras diferentes.

El club perderá a su máximo goleador, Luis Suárez, el 5 de agosto, a quien el Watford reclama su regreso. Esto, para el Real Zaragoza, es un claro gesto de adulteración de la temporada y causa un gran daño al club, así que no ve el desempate de promoción como algo justo. Es por eso que solicitan el ascenso a través de tres canales diferentes: que suban los primeros seis de Segundo, que den todos los partidos de la eliminatoria con 0-0 en el marcador, o que habiendo terminado tercero asciendan por méritos deportivos.

La declaración oficial del Real Zaragoza:

«Esta tarde, el Real Zaragoza ha recibido la notificación oficial del Watford FC en la que el equipo inglés informa al club de que no prorrogará la cesión del futbolista Luis Suárez Charris, que finaliza este miércoles 5 de agosto.

Ante esta situación, el Real Zaragoza, con el asesoramiento del prestigioso especialista en Derecho Deportivo Juan de Dios Crespo, del Bufete Ruiz-Huerta y Crespo, ha enviado una solicitud tanto a LaLiga, como a la Real Federación Española de Fútbol y al Consejo Superior de Deportes.

Según el documento, «esto provoca en el Real Zaragoza un perjuicio deportivo de imposible reparación en el campo, ya que uno de sus mejores jugadores y máximo goleador, D. Luis Suárez Charris, no podrá formar parte de los enfrentamientos» del play off para el ascenso a Primera División.

«De hecho, este jugador clave no podrá estar presente ya que su préstamo del club inglés Watford FC ha terminado no sólo en la primera fase, hasta el 30 de junio, sino también en la segunda fase, que será el 5 de agosto, ya que este club y el jugador tuvieron la cortesía de extender este préstamo.

Todo ello con la intención de respetar el «juego limpio» en el deporte, que la FIFA, en su guía del coronavirus del 7 de abril de 2020, señaló como la mejor situación, que era terminar la temporada con el mismo equipo y que, en este sentido, los contratos de trabajo y los traspasos debían terminar al final de la temporada.

Esto es lo que se hizo, con la aprobación del Watford FC y del jugador, obteniendo la prórroga del préstamo, debido a la pandemia, hasta el 5 de agosto de 2020, última fecha exigida por el club inglés, ya que para esa fecha la temporada debería haber terminado.

Más tarde, y por razones ajenas al Real Zaragoza, «se vuelve a prorrogar la temporada, más allá del 5º, en contra de los intereses del Real Zaragoza ya que el Watford FC no admite esta segunda prórroga del traspaso».

Por ello, «el Real Zaragoza propone y exige a los organismos competentes a los que se dirige que (…) tengan en cuenta la falta de equidad e igualdad deportiva si se jugaran las eliminatorias, en las que se les privaría de uno de sus mejores jugadores y máximo goleador, lo que les pondría en clara desventaja, sin que hayan infringido ninguna regla». Por el contrario, al haber obtenido la prórroga del préstamo del Sr. Suárez hasta «el final de la temporada» (nuevo, añadiríamos) el 5 de agosto de 2020.

Ir más allá sería permitir, como dijimos, otras posibles extensiones debido a varios problemas de la pandemia. En algún momento la temporada tendría que terminar.

En la carta enviada a los organismos responsables de la gestión deportiva se afirma también que «la propia Presidenta del Consejo Superior de Deportes, Sra. Irene Lozano, declaró el 11 de junio de 2020 que «no hay duda de que el factor campo influye en la competición y si hubiera espectadores en algunos estadios y no en otros, estaría adulterado». El ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribe, también habló en el Senado sobre «ser siempre prudentes y respetar siempre la igualdad en el deporte, en la competición, la igualdad de armas de todos los equipos».

Estas declaraciones son de vital importancia porque demuestran que, para evitar la adulteración, se deben tomar decisiones firmes, como las que ahora plantearemos.

Con el fin de evitar que la competición sea adulterada, sin la presencia de uno de los mejores jugadores y máximo goleador del Real Zaragoza, por razones ajenas a su voluntad y habiendo cumplido fielmente todo lo que se le ha exigido, el Real Zaragoza solicita que se llegue a un acuerdo para poner fin a la competición de Segunda División de la actual temporada deportiva 2019/2020, proponiendo que se adopte una de las siguientes soluciones

1.- Hacer subir a los seis equipos de la Segunda División que terminaron en las posiciones 1-6 en la temporada «regular». Con esto, y con el descenso de los tres últimos equipos de la Primera División, la temporada 2020-2021 tendría 23 equipos en la Primera División.

2.- O bien, que ante la imposibilidad de jugar un play-off con las mismas armas, de igual manera y sin adulterar la competición, los partidos a disputar acabaran definitivamente en un 0-0, lo que, por normativa, haría que el equipo mejor clasificado, el Real Zaragoza, fuera el que subiera.

3.- Alternativamente, si no se contemplara la situación 2, el equipo tercero en la temporada regular, el Real Zaragoza, sería el que subiría.

Por todo ello, las organizaciones a las que nos dirigimos están obligadas a tener en cuenta la situación real de nuestro equipo, su labor deportiva, que le ha permitido acabar en tercera posición, y la injusticia manifiesta que le estaría privando de uno de sus mejores activos deportivos, el Sr. Luis Suárez Charris, y por tanto a decidir con la máxima urgencia una de las tres alternativas legales, reglamentarias y deportivas aceptables.

Evidentemente, el Real Zaragoza se reserva el derecho a realizar todas las acciones que legalmente le correspondan para salvaguardar sus derechos y los de sus socios y accionistas, incluyendo las posibles reclamaciones por daños y perjuicios que puedan surgir».