Las ciudades son responsables de más del 70% de las emisiones totales de dióxido de carbono (CO2) relacionado con la energía, lo que aumenta la necesidad de encontrar soluciones para abordar el impacto ambiental de las grandes ciudades, creando una infraestructura sostenible con energías renovables.

Así es como lo recopila el informe «Auge de las energías renovables en las ciudades: soluciones energéticas para el futuro urbano» realizado por la Agencia Internacional de Energías Renovables (Irena) y la Iniciativa Climática Internacional (IKI) que destaca la necesidad de nuevas soluciones de energías renovables como pilar fundamental para la descarbonización de las ciudades.

La integración de las energías renovables en los sistemas energéticos locales se ha convertido en parte de la transformación de muchas ciudades del mundo. Un total de 671 ciudades de varios países se han fijado un objetivo renovable y más de la mitad de estos apuntan a energía 100% renovable, la mayoría en Europa y Estados Unidos.

Otras alternativas

Energía hidroeléctrico, la bioenergía y el uso energético de los residuos ya juega un papel importante en las estrategias de descarbonización urbana. Y uso de energía solar Y geotermia en las ciudades está aumentando, mientras que la capacidad de aprovechar la energía eólica dentro de las ciudades avanza, pero sigue siendo mínima.

En vista de la creciente demanda de refrigeración en África Y Asia, la energía solar térmica se posiciona con el potencial de extenderse gradualmente al sector de la refrigeración, triplicando de 2.000 a 6.000 TW horas para 2050.

El nuevo informe de la Agencia Internacional destaca la importancia de la planificación urbana y el desarrollo de redes inteligentes a través de la innovación y adopción de nuevas tecnologías habilitadorascomo vehículos eléctricos, sistemas de almacenamiento de energía y sistemas inteligentes de gestión de energía para facilitar la integración de energías renovables.