España ha destruido más de 100.000 empresas a finales de enero -según los datos de registro de las empresas de la Seguridad Social- mientras el resto de las grandes economías europeas han ganado tejido empresarial a pesar de sufrir también los efectos de la pandemia de coronavirus. Italia, que fue el foco de la primera ola y tuvo cifras de contagio similares a España, ha ganado casi 20.000 empresas, mientras que Reino Unido ahora tiene 113.000 empresas más y Alemania, 120.000 más. Portugal ha ganado 4.331 empresas en 2020, lejos de las cifras de destrucción de valor productivo en España, mientras que en Francia se batió el pasado año el récord de creación de empresas, con más de 848.000.

El gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias Por tanto, es el único de los grandes países europeos que ha destruido empresas, un tejido productivo, un aspecto clave para el empleo y la recuperación. A finales de enero de este año, el número de empresas inscritas en la Seguridad Social era 101.797 menos que en el mismo mes del año anterior, un -6,8%. Si tenemos en cuenta las cifras de la primera encuesta de supervivencia empresarial del INE, que solo se prolonga hasta septiembre de 2020, el número de empresas que han tenido que cerrar alcanza las 207.000.

El dato es clave para la evolución de la economía española en los próximos meses. El cierre de empresas es consecuencia del colapso de la economía en 2020 pero marca la recuperación de 2021. Y, además de ser el país donde la PIB de Europa, la falta de tejido empresarial complica el repunte económico.

El resto de Europa, positivo

Mientras tanto, otros países europeos que han sufrido la pandemia registran cifras positivas para la creación de empresas. Francia ha creado 848.000 nuevas empresas, más que en 2019, básicamente por la atracción de jóvenes emprendedores. Muchas empresas nuevas son un solo trabajador, como refleja el Instituto Nacional de Estadística de Francia (INSEE).

El Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias es el único de los grandes países europeos que ha destruido empresas, el tejido productivo, un aspecto clave para el empleo y la recuperación

En el caso de Alemania, en 2020 se han creado un total de 658.717 empresas mientras que se han destruido 538.601, por lo que el saldo es de 120.116 nuevas empresas. En cuanto a Reino Unido, el resultado final son 113.000 nuevas empresas. Por su parte, Italia, un país turístico como España y que también ha sufrido la pandemia de forma significativa, registra una creación de 292.000 empresas y 272.000 han cerrado, según la Cámara italiana.

Además, la situación podría agravarse en España ya que hay más de 130.000 empresas en riesgo de quiebra debido a las nuevas restricciones aprobadas por las comunidades autónomas para frenar el propagación del virus. Es la cifra calculada por el Colegio de Registradores a falta de nueve días para que finalice la moratoria concursal aprobada por el Gobierno de Sánchez, hasta el 14 de marzo.

El Ejecutivo está trabajando para ampliar ese moratoria, aunque el sector está exigiendo ayudas directas a las empresas para evitar cierres. El aplazamiento de impuestos o créditos no es suficiente, dicen, porque posponen el problema pero no resuelve la situación de asfixia financiera que están sufriendo.