La Grupo Euskaltel registró unas pérdidas netas de 2,1 millones de euros en el primer trimestre de 2021, lo que contrasta con los beneficios obtenidos a lo largo de los cuatro trimestres del año pasado, año que cerró con un beneficio de 79,4 millones.

Según ha informado el operador de telecomunicaciones, ha obtenido un crecimiento de los ingresos del 1,4% en el primer trimestre respecto al año anterior, con 174,2 millones de euros. Además, cerró el primer trimestre con un Ebitda de 73 millones de euros, un 16,7% menos que un año antes.

Asimismo, explicó que el Ebitda del Grupo se ha visto afectado por el crecimiento de Telco virgen, por las campañas de retención de clientes que, si bien han impactado en el ARPU, han permitido que el 75% de los clientes se inscriban en programas formales de fidelización, y la suspensión de renegociaciones de contratos mayoristas como consecuencia de la OPA lanzada por MoreMobile.

Por otro lado, la compañía ha decidido mantener su política de dividendos para 2020, que será de 0,31 euros por acción. El Grupo distribuirá un dividendo complementario de 0,17 euros por acción en la fecha que determine la próxima Junta General de Accionistas. Este es el quinto año consecutivo de distribución de dividendos desde la salida a bolsa de la empresa en julio de 2015.

El Grupo ha batido un nuevo récord en su base de clientes, superando los 847.000 clientes en el mercado masivo, lo que representa un crecimiento del 10% respecto al primer trimestre del año anterior, con más de 78.000 nuevos clientes. Del total de clientes del mercado masivo del Grupo, 737.000 corresponden a clientes de red fija y 110.000 a usuarios que contratan únicamente telecomunicaciones móviles.