La eliminación del Manchester City certifica otro fracaso de Pep Guardiola en la Liga de Campeones. El entrenador no ha jugado la final durante ocho años del torneo y en ese tiempo ha gastado unos 1.05 billones en transferencias que no le han ayudado a recuperar el primer lugar en el viejo continente.

Guardiola ganó sus últimos campeones en 2011 con el Barcelona, pero en su último curso en el Camp Nou fue derrotado en las semifinales habiendo gastado 63 millones de dólares en ese curso. Es cierto que la base de Barcelona ya estaba allí, por lo que los grandes gastos vendrían en los años siguientes.

Durante sus tres temporadas en el Bayern de Munich gastó 203,5 millones de euros en transferencias como Thiago Alcántara, Arturo Vidal, Benatia… En esos tres años, Pep Guardiola volvió a fracasar en la Liga de Campeones. En la Bundesliga era un vagabundo, pero a la hora de la verdad, en su lucha por La Orejona, el Real Madrid, el Atlético y el Barcelona lo dejaron con ganas de llegar a las semifinales.

Pero donde Pep Guardiola ha hecho un gasto irrazonable ha sido en el Manchester City, donde 781 millones no han sido suficientes para plantar en la final de los Campeones. De hecho, ha empeorado sus estadísticas. En su primera temporada cayó en los octavos de final, pero en los últimos tres años no ha pasado de los cuartos de final. Y son 400 kilos de lo que se ha gastado ha sido para fortalecer la defensa.

En total, 1.050 millones no han sido suficientes para que Pep Guardiola llegue a la final de la Liga de Campeones en ocho años. Tampoco supera al rey de Europa, el Real Madrid, que como dijo en una rueda de prensa, garantiza nada y ha sido la Cenicienta del bombo, el Olympique de Lyon, que ha pintado la cara de un entrenador que da lecciones y despilfarra dinero para después no acabar de cumplir los objetivos. La próxima temporada, tras la sorpresiva decisión del TAS de retirar la sanción impuesta al Manchester City, tendrán otra oportunidad.