Iberdrola ha recibido la declaración de impacto ambiental de su planta fotovoltaica ‘Francisco Pizarro’, que desarrollará en la provincia de Cáceres y que con una potencia de 590 megavatios (MW) Será el proyecto más grande de este tipo en Europa.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha publicado este lunes en el Boletín Oficial del Estado (BOE) la resolución de la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental, que formula la declaración de la planta, que estará ubicada en los municipios de Aldeacentenera y Torrecillas de la Tiesa (Cáceres).

Específico, El proyecto tiene como objetivo construir una instalación fotovoltaica de 589,88 MW, una subestación de transformación eléctrica y una línea de evacuación de energía que conectará con la subestación eléctrica existente de Almaraz, propiedad de Red Eléctrica de España (REE). La vida útil esperada de la instalación se estima en aproximadamente 45 años.

‘Francisco Pizarro’ ocupará una superficie de 1.300 hectáreas entre los dos municipios de Cáceres y, en su construcción, hasta su puesta en marcha en 2022, trabajarán hasta 1.000 personas. La inversión prevista supera los 300 millones de euros.

El proyecto generará suficiente energía limpia para abastecer a 375.000 personas al año, cifra superior a las poblaciones de las ciudades de Cáceres y Badajoz; y evitará la emisión a la atmósfera de 245.000 toneladas de CO2 al año.

Energía solar

Además, desde este proyecto, en Extremadura, Iberdrola trabaja en la preparación de la construcción de 728 nuevos MW fotovoltaicos. La ejecución de la planta fotovoltaica de Ceclavín (328 MW), que contará con 800 profesionales y supone una inversión de 250 millones de euros y, una vez en funcionamiento, abastecerá de energía a una población equivalente de 175.385 viviendas / año y evitará la emisión de 110.000 toneladas de CO2 al año.

También se embarca en el construcción de cuatro plantas fotovoltaicas en la provincia de Cáceres, con un total de 300 MW: tres de ellos conforman el Complejo Arañuelo y suman 150 MW) y el cuarto, también ubicado en la provincia de Cáceres, es la instalación fotovoltaica Arenales, con otros 150 MW de potencia instalada.

Ubicadas en la región de Almaraz, las plantas Arañuelo I, II y III -de 50 MW cada una- estarán compuestas por 12.514 estructuras fijas y 366.180 paneles solares. El proyecto también incluye un sistema de almacenamiento de energía, mediante el uso de una batería innovadora. Por su parte, la planta fotovoltaica Arenales, con 150 MW de potencia instalada, Consistirá en 390.840 paneles solares. La inversión conjunta de estos proyectos asciende a 180 millones de euros.

Estos cinco nuevos proyectos se suman al dos plantas que Iberdrola desarrollará en el municipio de Cedillo -Majada Alta y San Antonio-, con una capacidad instalada conjunta de 100 MW, por lo que también ha obtenido la Declaración de Impacto Ambiental (DIA).

Iberdrola ha hecho de Extremadura el centro de su estrategia renovable en España, donde desarrollará cerca de 2.000 MW fotovoltaicos hasta 2022, con una inversión de 1.500 millones de euros.