El presidente de la Liga Profesional de Fútbol, ​​Javier Tebas, continuó asesorando al Fuenlabrada después de ser nombrado para el cargo, como lo demuestran los múltiples correos electrónicos, en fechas diferentes y sobre asuntos diversos. Tebas, como revela OKDIARIO, aparece como destinatario principal o en copia. Así, el presidente de La Liga recibe varios mensajes del director deportivo del Fuenlabrada, en noviembre y diciembre de 2019 y abril de 202, relacionados con contratos de varios jugadores que integraron el equipo madrileño durante la pasada temporada. Su contenido gira en torno a la firma de documentos, negocios fallidos e incluso envíos de transferencias, lo que revela que estaba al corriente de cada movimiento que la dirección deportiva del club ejecutaba. Y lo que se le escapaba, se le explicaba a su hijo, que fue contratado oficialmente por el club como secretario no consejero del 1 de octubre de 2019.

Resulta evidente que Tebas se saltó un puñado de artículos de la Ley del Deporte, además de ignorar los Estatutos Sociales de la Liga, el Código Ético de la Competición y el Código de Buen Gobierno. A estas alturas, y dado que Tebas se aferra al sillón, La Liga debe intervenir con carácter de urgencia, para que alguien que se comporta de manera tan trapichera no puede permanecer ni un segundo más en el cargo. Está en juego la imagen de una institución que no puede continuar bajo sombras espesas de sospecha. Javier Tebas, el frente de la LPF, asesoró al Fuenlabrada, lo que rompe el principio de imparcialidad y neutralidad y rompe de manera evidente las más elementales reglas de juego.

En los correos aparece el abogado Javier Aranguren, socio de su hijo Javier Tebas Llanas en las sociedades Skelton Enterprise y Tauro Broadcast, y que tiene correo electrónico con la firma de Tebas Coiduras, aunque no figurar dentro del equipo legal que está visible en su página web ni en su propio LinkedIn. Este abogado ha tenido protagonismo en las últimas semanas en el cambio de presidencia en el Granada CF y es el letrado del club madrileño en su denuncia contra altos cargos de la Federación Española de Fútbol como Luis Rubiales, Andreu Camps y Miguel Caba.

Las pruebas son tan concluyentes que La Liga no puede esperar: Tebas ensucia un organismo que, por definición, debe trasladarse imagen de limpieza.