La participación en las elecciones al Parlamento de Cataluña, que han tenido lugar este domingo, es la más baja registrada hasta el momento. Salvo la consulta del referéndum sobre el Estatuto en la que participó el 49,4% de los catalanes, las de 2021 pasarán a la historia como las elecciones que menos interés han despertado, en gran parte por miedo al Covid: solo han votado 53, un 5% del censo, en una jornada electoral celebrada en medio de la tercera ola de la pandemia de coronavirus.

Aunque en el primer avance de participación, al mediodía, la Generalitat reportó un descenso de doce puntos respecto a 2017, en la actualización de las seis de la tarde esta diferencia había crecido hasta casi los 23 puntos. Al cierre de las escuelas, con el conteo hecho, la participación rondaba el 53,5%. Es decir, casi 26 puntos menos que en el pasado autónomo de 2017, cuando alcanzó el 79,09%.

Moncloa «satisfecha»

Hace unos días el gobierno, que fue el gran defensor de mantener la cita del 14 de febrero, en beneficio de los intereses electorales del candidato socialista Salvador Illa, admitió que con llegar al 50% de los votos estarían «satisfechos». El precedente de las elecciones presidenciales portuguesas, que ni siquiera llegó al 40%, suscitó la preocupación de que algo similar pudiera suceder en Cataluña.

Legitimidad

Algunos partidos han pasado parte de la campaña hablando de la legitimidad que tendría el resultado electoral con la participación de solo la mitad de los catalanes. De hecho, en el bloque separatista, incluso amenazaron con la repetición electoral si el número de votantes no era representativo de la sociedad catalana. La mayoría de partidos, como el Gobierno, han defendido que sea cual sea la participación, el resultado siempre será legítimo.

Buen rendimiento

Desde la Generalitat de Cataluña, que son los encargados de los procesos electorales en esta comunidad autónoma, celebran este domingo «el buen funcionamiento» de la jornada. Se temía si podría acabar desarrollándose, por la cantidad de consejeros que interpusieron recurso de apelación por no cumplir con sus obligaciones, pero alrededor de las once de la mañana se pudieron constituir todos. Las medidas anti-Covid, como la entrada lenta de votantes para evitar multitudes en el interior, también han funcionado correctamente.