Podemos ha tirado de la cuerda del PSOE. Pablo Casado exigió que el partido de Pablo Iglesias se mantenga al margen de las negociaciones para la renovación del Poder Judicial. El PSOE aceptó, pero Podemos intentó infiltrar a dos jueces relacionados en el nuevo Consejo General del Poder Judicial: Victoria Rosell y José Ricardo de Prada. El PP vetó a los dos en aplicación de la condición previa de que Podemos no pudiera aparecer en las negociaciones. Ahora Podemos exige que el PSOE nombre al juez del Poder Judicial, sí o sí José Ricardo de Prada. Y la negociación está oficialmente bloqueada.

Fuentes familiarizadas con las negociaciones han confirmado a OKDIARIO la existencia de «trampas» en la renovación del Poder Judicial. El Partido Popular y el Partido Socialista han mantenido contactos telefónicos y reuniones durante todo el jueves con el fin de intentar llegar a un acuerdo para la renovación del CGPJ, el Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo, el Tribunal de Cuentas y la Agencia Española de Protección de datos. Pero · ambas partes han constatado que hay escollos, por lo que no ha sido posible llegar a un pacto ”, afirman las mismas fuentes.

Otra fuente señala que «se encuentran importantes diferencias que impiden llegar a cualquier tipo de acuerdo». Y entre esas diferencias está, nada menos, que Podemos ha exigido que el PSOE exija la presencia de José Ricardo de Prada como miembro del Consejo General del Poder Judicial. El PP mantiene así las condiciones planteadas inicialmente y fuentes de ese partido recuerdan que «La pelota está en el techo del PSOE».

Rosell y De Prada

La primera de las peticiones de Podemos fue Victoria Rosell. Ella es un clásico de la fiesta morada. En 2016 el juez y exdiputado de Podemos enfrentaron una denuncia del exministro José Manuel Soria. El caso fue admitido a trámite por la Corte Suprema lo que provocó que Rosell tuviera que renunciar a presentarse nuevamente a las elecciones en cumplimiento del código ético de Podemos.

En diciembre de 2016 se cerró el caso contra Rosell. Y en marzo de 2019 Rosell anunció su regreso a la política liderando la lista Unidos Podemos en Canarias para las elecciones generales de abril de 2019. Consiguió el cargo y volvió a la política. En las elecciones de noviembre de 2019, Rosell volvió a las listas y fue nuevamente electa como diputada, aunque renunció al escaño en enero de 2020 para ser nombrada delegada del Gobierno contra la Violencia de Género.

En caso de José Ricardo de Prada No tiene una connotación tan activa desde el punto de vista de los aspirantes a cargos políticos, pero sí desde el punto de vista de la polémica sobre el fallo de Gürtel. Y es que De Prada fue uno de los jueces decisivos en la sentencia que provocó la moción de censura al Gobierno de Mariano Rajoy y que afirmó que el testimonio del ahora expresidente carecía de «credibilidad». La sentencia afirmó que el testimonio de Rajoy no era «suficientemente creíble» en su declaración del 26 de julio de 2017 en el juicio por el Caso Gürtel. Ese comunicado se convirtió en el combustible estrella para justificar la moción que acabó por derrocar al último gobierno del PP.

Esos jueces son los favoritos de Podemos. Y ambos han sido reclamados por Iglesias, a pesar de no estar presentes en la mesa de negociaciones. Y ambos han sido rechazados, en aplicación del anterior pacto con el PSOE, por el PP, que se niega a sentarlos en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Alejandro Abascal

Como venganza, los de Iglesias han exigido que Sánchez vete al juez Alejandro Abascal, propuesto por el popular como miembro, en el nuevo Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Abascal es miembro del Colegio de Profesionales de la Magistratura, entró en la carrera en 2008, magistrado desde 2013 y tiene un cargo de juez asignado territorial (JAT) a disposición del presidente del Tribunal Supremo de Madrid. Ha estado en comisión de servicio en la Central 6 de la Audiencia Nacional, de la que es titular Manuel García-Castellón, de marzo a diciembre de 2016. Regresó a este Juzgado como juez de refuerzo en febrero de 2019 tras la salida de Diego de Egea a la Audiencia Provincial. Actualmente, el magistrado Alejandro Abascal se encuentra en comisión en la Corte que examina numerosos y complejos casos, entre los que destacan los esquemas de corrupción. púnico, Lezo o la Caso Villarejo.

Las negociaciones están lideradas por Félix Bolaños (PSOE) y Teodoro García Egea (PP). Fuentes consultadas por OKDIARIO aseguran que las conversaciones se encuentran actualmente paralizadas y en su punto más tenso.