La reunión que el Gobierno y los agentes sociales han mantenido esta tarde para negociar la prórroga de los expedientes de regulación de empleo temporal (ERTE) hasta después de que el verano haya terminado sin un acuerdo, según han informado fuentes de la negociación.

En cualquier caso, los partidos podrían intentar agotar los plazos (el reglamento actual finaliza el 31 de mayo) siempre que el Consejo de Ministros no apruebe mañana la prórroga de la ERTE sin haber acordado el texto íntegro con los agentes sociales.

Según fuentes sindicales, el Gobierno no les ha dicho en la reunión de hoy si aprobará mañana la prórroga o esperará a ver si el acuerdo es posible en los próximos días. Por el momento, no hay una convocatoria formal para una nueva reunión, aunque la puerta no está cerrada a los contactos existentes ni a convocar otra reunión en ningún momento.

El secretario general de la UGT, Pepe Álvarez, recordó esta mañana que el Gobierno podría convocar un Consejo de Ministros extraordinario el viernes y aprovechar los días que quedan hasta entonces para buscar un acuerdo con las partes. «Sería un fracaso si esta nueva prórroga, que podría ser una de las últimas, se aprueba sin acuerdo», subrayó.

El principal obstáculo al acuerdo siguen siendo las exenciones de la Seguridad Social vinculadas a los ERTE. La propuesta puesta sobre la mesa por el Ministerio de José Luis Escrivá de reducir el importe de las exenciones en el caso de los trabajadores que permanecen en la ERTE y aumentarlas para los que vuelven a la actividad no ha gustado a los agentes sociales.

En cualquier caso, fuentes de la Consejería de Seguridad Social han asegurado que se seguirá trabajando para lograr el acuerdo y así evitar que se apruebe la prórroga sin el apoyo de los interlocutores sociales.

Por su parte, fuentes empresariales han destacado que para lograr el acuerdo se deben mantener las exenciones tal y como están en la legislación en este momento.

Por su parte, la secretaria de Acción Sindical de CCOO, Mari Cruz Vicente, ha indicado que casi todo el texto ha sido consensuado, salvo en lo que se refiere a las exoneraciones, una «franja sin menor importancia» que espera se pueda resolver en el próximas horas.

En su opinión, «no hay justificación» que impida un acuerdo total sobre la ampliación de la ERTE «en las próximas horas» para que pueda ser llevada mañana al Consejo de Ministros. «Si no, alguien tendrá que asumir esta irresponsabilidad y, por supuesto, no seremos nosotros», advirtió.

Por otro lado, en lo que respecta a la parte de la prórroga que realiza el Ministerio de Trabajo, como por ejemplo las prestaciones por desempleo para los trabajadores de ERTE, no existen dificultades que entorpezcan el convenio porque ya han sido pactadas. «Esa parte está cerrada», apuntan a Europa Press en fuentes de diálogo social.

“Lo único que falta es el compromiso de la Consejería de Seguridad Social”, ha subrayado Vicente, a lo que fuentes de UGT han añadido que el Departamento de Escrivá no ha movido su posición sobre las exenciones de la ERTE a pesar de las demandas de los agentes sociales.

El presidente de la patronal CEOE, Antonio Garamendi, también se ha quejado hoy de que el Gobierno está tomando esta negociación como si fuera «un mercado», haciendo «ofertas y no ofertas» y cambiando porcentajes a última hora. Cuando se le preguntó si cree que habrá un acuerdo para ampliar el ERTE, el líder de la CEOE ha sido claro: «Eso se debe preguntar al Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones».

El actual esquema ERTE, que estará vigente hasta el 31 de mayo, establece exenciones de cuota para los sectores ‘ultraprotegidos’ y empresas en su cadena de valor del 85% para las empresas con menos de 50 trabajadores y del 75% para las que tengan más de 50 empleados, tanto para empleados reinstalados como suspendidos.

En los ERTE por impedimentos de actividad, las exenciones son del 100% para empresas con menos de 50 trabajadores y del 90% para aquellas con más de 50 empleados, mientras que en ERTEs por limitación de actividad, las exenciones son decrecientes hasta mayo de 2021.

Para las empresas con menos de 50 trabajadores, estos fueron 100% en febrero, 90% en marzo y 85% en abril y serán 80% en mayo. Para aquellos con más de 50 empleados, estos porcentajes son 90%, 80%, 75% y 70%, respectivamente.

Según los últimos datos facilitados por el propio ministro Escrivá, los trabajadores de la ERTE llegaban a 580.000 personas al 17 de mayo. Son casi 19.000 menos que los que había el 11 de mayo, cuando la cifra era de 598.729 personas.