La Liga ya no es la máquina de ilusión de antaño. Pregunte a la empresa Walt Disney, que a través de su filial ESPN adquirió los derechos del fútbol español hasta 2029, y que han visto como esta semana el valor de sus acciones ha caído un 6% en la Bolsa de Nueva York sin que el acuerdo millonario haya tenido ningún efecto positivo en los inversores.

Disney comenzó la semana con un precio por acción de 184,3 dólares y acabó terminándolo con un precio de 173,7. La Liga anunció oficialmente este pasado jueves el acuerdo con el gigante audiovisual estadounidense, aunque en la Bolsa se encuentra el rumor ya circulaba desde el lunes. El hecho de la formalización del acuerdo no frenó la caída libre de la empresa norteamericana, que cedió un 2,55% en valor este viernes.

Las comparaciones con otros anuncios hechos por Disney son odiosas por decir lo menos, ya que la multinacional sí notó efecto y entusiasmo en los accionistas como sucedió en diciembre de 2020. En ese momento anunciaron la creación de más contenido para otra plataforma audiovisual de su propiedad, Disney +, aumentando sus acciones un 15% en solo un día. Fue el día en que revelaron sus planes para crear 10 series de las sagas de Star Wars y Marvel generando una euforia excesiva en los inversores.

Tras gastar unos 1.200 millones de euros por disponer de los derechos audiovisuales de la Liga española hasta 2029 -a razón de 150 millones por temporada-, el mercado parece no haber aplaudido el ambicioso movimiento de Disney para traer la fútbol A estados unidos. De hecho, la compañía ha visto en la sesión de este viernes cómo competidores como Amazon (+ 1,98%), Netflix (+ 1,37%) o Warner (3,27%) han subido sin ningún problema con esta apuesta por un producto que tiene un recorrido limitado en el mundo yanqui y que, seguramente como sucedió en China, Solo tendrá como víctimas a los aficionados con los horarios.

Recuerda que para firmar con Disney, Tebas ha tenido que romper unilateralmente el contrato que lo vinculaba con BeIN Sports, que poseía los derechos de la Liga en Estados Unidos hasta 2024. Los clubes deberán pagar una indemnización al canal qatarí por este incumplimiento de contrato que, obviamente, parece que terminará en la corte. Tebas se excusa en que la competencia ha tenido poca repercusión en el país por problemas de difusión con el operador.