Las discotecas de Andalucía no ven el negocio como rentable en este verano atípico, en el que les resulta prácticamente más caro abrir sus locales que mantenerlos cerrados. Ante esta situación, la Federación Andaluza de Discotecas y Clubs ha instado al Gobierno a «tomar nota» de que el sector del ocio nocturno «supuestamente» es «el foco de todas las nuevas infecciones» de coronavirus detectadas en la comunidad autónoma, «decretar el cierre obligatorio de los establecimientos».

Con este cierre, las discotecas andaluzas creen que se permitirá al sector «no entrar»… bancarrotay poder acceder, en su caso, a subvenciones, ayudas u otras acciones que puedan aplicarse por el cese de la actividad, así como a la negociación del alquiler de nuestros locales».

Estas son medidas que «en la situación actual de cierre administrativo ficticio debido a las limitaciones impuestasLa federación «Andalucía de noche» dice en un comunicado que informa de una conversación mantenida el martes con la El Viceministro de la Presidencia de Andalucía, Antonio Sanza quien, «después de informarle de la imposibilidad para seguir desarrollando nuestra actividad, a pesar de haber intentado por todos los medios posibles, pedimos que, dado que nuestro sector es actualmente tan peligroso en su opinión, procedamos a decretar el cierre de nuestros establecimientos de forma provisional, hasta que tengamos soluciones para controlar la pandemia.

Desde la federación quieren destacar que, «en datos reales, no más del 6,2%» de las nuevas infecciones por coronavirus en Andalucía «puede atribuirse a la vida nocturna»Por ello expresan su «indignación con algunos medios de comunicación que, de forma continuada y sin contrastar absolutamente ninguna información, han atribuido al sector de la vida nocturna cualquier tipo de incidente de cualquier establecimiento hotelero sin comprobar si se trataba realmente de una discoteca o a qué hora se produjo».

Tras reunirse en asambleas los empresarios del sector de las ocho provincias andaluzas, de la citada federación consideran que «los últimos cortes» decretado por la Junta y que «han sufrido especialmente nuestro negocio, sobre todo en lo que se refiere al horario de cierre de 7.00 a 4.30 horas, unido a la prohibición de nuestra actividad principal, el baile, incluso en las mesas de los clientes, así como la reducción de la capacidad al 40%, hacen que nuestro negocio sea completamente inviable tanto comercial y económicamente como conceptualmente, ya que la actividad principal de un club es el baile, incluso en zonas restringidas por las propias mesas impuestas.

Los empresarios de la vida nocturna critican que la Junta aceptó estas restricciones «sin ningún dato técnico que justifique que el virus es más peligroso de 4.30 a 7.00» horas, «o que el espacio cerrado de nuestras discotecas es más peligroso que el de un avión, AVE, metro o centro comercial.»

Inversión

A este respecto, la federación señala que «el sector del ocio nocturno es el que está realizando, con mucho, la mayor inversión económica en medidas de prevención y protección contra situación sanitaria en la que estamos».

Son, como añade el grupo, «medidas que están lejos de ser adoptadas, por ejemplo, en los transportes públicos, dependientes de las administraciones que nos limitan, ni en los edificios de oficinas, ni en las comunidades de propietarios, ni en los edificios institucionales, ni, por supuesto, en las reuniones de tipo familiar o en las celebraciones privadas o semiprivadas en las que las medidas son nulas y que son realmente el foco de los nuevos brotes».

Del mismo modo, la federación argumenta que el sector de la vida nocturna es un «aliado necesario» de las administraciones para el control de la epidemia, ya que, «concentrados en establecimientos con controles exhaustivos como los que se han implementado, las posibilidades de contagio son infinitamente inferiores a las existentes en los casos mencionados, en los que el control es mínimo o nulo».

La federación critica el hecho de que, a pesar de esto, «por las administraciones en funciones se han tomado medidas contra este sector limitando su funcionamiento de manera desproporcionada y sin motivación, sobre la base de medidas que no han sido probadas ni comprobadas, aplicando reducciones de horas, usos y explotaciones que hacen absolutamente inviables las actividades del sector y, con ello, el mantenimiento de los numerosísimos puestos de trabajo que se generan, especialmente en esta temporada de verano».

Como denuncia la federación ‘Andalucía de noche’, a pesar de ser «el sector dentro de la hostelería que más medidas preventivas y de control lleva a cabo, el ocio nocturno es el que más limitaciones se ha impuesto, generando un innecesario daño económico y de imagen».

Así, desde la federación critican que, por ejemplo, se reduzca a los establecimientos de ocio nocturno «el horario de funcionamiento, haciendo que nuestro cierre coincida prácticamente con la hora de cierre de los ‘pubs’, ahora llamados establecimientos de restauración especial con música, lo que hace que los locales de ocio nocturno tengan menos de una hora de facturación, lo que sin duda hace inviable no sólo su funcionamiento, sino su existencia», según concluye desde ‘Andalucía de Noche’.