El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha equiparado el acuerdo en el Parlamento Vasco este jueves de hacer al único miembro del parlamento de esa formación en esa cámara, Amaia Martíneztienen un tercio del tiempo para sus intervenciones con «las mismas prácticas totalitarias que acompañaron al plomo» en el País Vasco.

«El Parlamento Vasco ha impuesto hoy un cordón sanitario para amordazar a Amaia y eliminar a Vox», dijo en un mensaje publicado en sus redes sociales, recogido por Europa Press. Abascal ha asegurado que este hecho le recuerda «las mismas prácticas totalitarias que acompañaron con el plomo». «Pero ahora con el apoyo del PES», dijo.

El líder político también ha confirmado que Vox apelará contra la decisión de la cámara en el tribunal. «Nos veremos en el Tribunal Constitucional. Y ante el sistema de justicia penal», escribió en su cuenta de Twitter.

Vox, que sólo tiene una diputada en la cámara vasca, Amaia Martínez, dispondrá de un tercio del tiempo destinado a discursos en el Parlamento, en comparación con los demás grupos, y sólo tendrá un asistente, tras el acuerdo alcanzado entre el PNV, EH Bildu, PSE-EE y Elkarrekin Podemos-IU.

Martínez ha denunciado este jueves a «la cacicada» por «recortar» sus derechos, como la duración de sus discursos, el número de iniciativas a presentar o los asistentes, y no ha descartado acudir a los tribunales. «Han atacado la idea del pluralismo político, fundamental en una democracia, y también han violado el derecho fundamental de este parlamentario, de mi persona, previsto en el artículo 23.2 de la Constitución Española», ha dicho.