El asiento no levanta la cabeza. Los registros del fabricante de automóviles en Martorell se desplomaron en el sexto mes del año para 8.872 unidadesEsto es un 25% menos que los 11.882 vehículos entregados en el mismo mes del año pasado, a pesar de que los pedidos de estos vehículos se dispararon en un 20% en julio.

Esto ha sido asegurado por fuentes de la compañía para OKDIARY que explican que «la planta de Martorell ha recibido un 20% más de pedidos, lo que sitúa al fabricante de coches por encima de las cifras del mes anterior». Un incremento que atribuyen al «exitoso lanzamiento de la nueva generación del Seat León, ya que los concesionarios están notando una demanda positiva especialmente en este Modelo». Un hecho que no coincide con el colapso de las ventas.

Sin embargo, el descenso de las matriculaciones también se repite en la acumulación del año. La crisis del coronavirus ha robado al fabricante de coches del Grupo Volkswagen casi 36.000 registros en los primeros siete meses del añoEsto es de enero a julio, lo que se traduce en un 47% menos en 2020 en comparación con el mismo período del año anterior, según las cifras publicadas por las asociaciones de fabricantes (Anfac), de comerciantes (Faconauto) y de vendedores (Ganvam).

Un escenario que tiene lugar en medio de un clima de incertidumbre generado por la fuerte caída de los datos de matriculación en los primeros meses del encierro, tras la proclamación del estado de alarma y el cierre de las fábricas para evitar los positivos. Aunque el coche ha conseguido volver y cerrar julio con un 1,1% más en comparación con los 116.673 coches entregados en el mismo mes del año pasado.

20% más de tráfico

Como OKDIARIO ha declarado, el fabricante de automóviles Seat registró un 20% más de tráfico en sus concesionarios que en el mismo mes del año pasado. Un aumento que no se ha reflejado en las cifras de registro, a pesar de las medidas comerciales específicas puestas en marcha por el fabricante para reactivar la demanda.

Específicamente, fuentes de la compañía dijeron que «el tráfico de clientes en los concesionarios con intenciones de compra ha aumentado en un 20% en julio, en comparación con el mismo período del año pasado. En junio, estas cifras no alcanzaron los niveles de tráfico anteriores al impacto de la crisis del coronavirus en la industria automotriz: «En el sexto mes del año la afluencia de clientes en los concesionarios en Seat ha bajado un 20% desde 2019″, dijeron.

Aunque cabe señalar que los meses de Junio y julio son los más poderosos del año en términos de ventas y tráfico. en los concesionarios, un escenario que no se cumplirá en 2020 debido a la paralización de la renovación de la flota de vehículos en alquilar un coche.

Martorell al 85%

Mientras tanto, la planta de Seat en Martorell continúa con el 85% de la producción en comparación con las cifras anteriores al impacto de la crisis del coronavirus, a pesar de haber incorporado el 100% de su plantilla el 25 de junio después de terminar la Expediente de regulación de empleo temporal (ERTE) por causas de fuerza mayor.

Actualmente, la planta del fabricante de automóviles produce 1.900 coches al díaque es superior a las 1.125 unidades de hace dos semanas. Aunque en una semana típica antes de la parada, un total de 2.200 coches se producían diariamente en Martorell. Estas cifras están lejos del objetivo inicial del fabricante de automóviles, ya que la desaceleración de la desescalada ha borrado los planes de la empresa para aumentar la producción mediante la introducción de nuevas tiras con sólo dos semanas de diferencia.

En la primera fase, la mayor fábrica de vehículos de España empezó a funcionar con un solo turno y al 33% de su capacidadcon la producción de 271 coches al día. Mientras tanto, en la segunda fase, el fabricante de automóviles ubicado en Martorell alcanzó el 66%, con dos turnos y la producción de 640 coches al día. Una desescalada que ha coincidido con la reincorporación paulatina de los trabajadores: el pasado 25 de junio, Seat reincorporó a los últimos 1.500 empleados, afectados por la aplicación del ERTE, después de hacerlo ya cerca de 9.500 trabajadores desde que se levantó la persiana de la planta el pasado 27 de abril.