Docenas de indígenas han cortado la carretera amazónica BR-163 durante tres días y se niegan a abandonarla a pesar de haber sido obligados por una orden judicial. Los manifestantes están exigiendo más protección de COVID-19 al gobierno brasileño, después de que 618 indígenas hayan muerto hasta ahora.