Manuel Cortés nos dio un susto el miércoles 29 de julio cuando anunció que tenía que ir a una operación de emergencia debido a una severa condición abdominal que desencadenó una peritonitis. Esto fue sólo unos días después de que me convertí en padre por primera vez. Después de muchos días de miedo y apoyo incondicional de toda su familia, el cantante dejó el hospital el martes 4 de julio con su madre, Raquel Bollo, que no se ha alejado de su lado ni un segundo.

Fue el propio Manuel Cortés quien anunció esta buena noticia a través de su Instagram con una foto en la cama del hospital en la que no suelta la mano de su madre junto al siguiente texto: «Familia, justo después a la semana de mi operación, puedo decirte que me voy a casa con mi familia.

Pero en casa, como ha seguido informando él mismo, tendrá que seguir con una recuperación«Todavía será un largo proceso de recuperación, pero desde casa. ¡No puedo ser más feliz!»

En la publicación, que vemos con un gesto bastante cansado y una medalla, el artista asegura que, aunque tiene la intención de darlo todo, el equipo médico le ha pedido que se tome las cosas con calma para recuperarse: «Esperemos que se acorten los plazos, aunque los médicos me aconsejan que esté muy tranquilo.»

Finalmente, después de hacer público un mensaje de que está muy molesto por no haber sido diagnosticado con apendicitis a tiempoEl hijo de Raquel Bollo quería mostrar su gratitud por el gran trato recibido por todo el personal médico: «Me gustaría agradecer al equipo médico que intervino por tratarme como a aquellos que me han cuidado día a día.

Manuel Cortés ya está en casa y puede disfrutar de su primera hija, Junquera, que junto con su esposa es un apoyo fundamental en su vida. «Mi fuerza ahora mismo eres tú», escribió el cantante hace unos días, junto con una fotografía de su esposa e hija.