La Delegación del Gobierno en Ceuta ha cifrado a última hora de la tarde en más de 2.700 el número de inmigrantes legales marroquí que han accedido irregularmente al Ciudad autónoma durante este lunes bordeando los rompeolas de la frontera marítima del Tarajal Y Benzú ante la pasividad de las fuerzas de seguridad del vecino país, que según fuentes policiales no están haciendo «nada» para contener la salida de compatriotas a la localidad española.

Algo más de un tercio del total, unas 700 personas según la Delegación, han denunciado ser menores a su llegada al territorio nacional, lo que impedirá el regreso inmediato del contingente que las autoridades españolas esperan poder llevar a cabo desde el contactos establecidos entre los Ministerios del Interior y Asuntos Exteriores con el Reino Alauí.

La Comandancia General de Ceuta ha ofrecido 300 atraques militares para acomodar en las naves de los polígonos comerciales de Tarajal, la gran mayoría vacíos desde el cierre de la frontera el 13 de marzo de 2020 debido a la pandemia, a los recién llegados, que están siendo probados. para covid-19.

La oleada de inmigrantes comenzó al filo de las 2.00 de la mañana de este lunes por el espigón norte del perímetro fronterizo y durante la noche y todo el día se ha extendido también hasta Tarajal, en el extremo sur, donde los marroquíes, en su mayoría hombres jóvenes. , pero también mujeres e incluso niños, cruzan la barrera fronteriza sin ningún control.

Fuentes de la Delegación del Gobierno en Ceuta han explicado a EP que las entradas irregulares de este lunes se han dado a conocer a los Ministerios de Interior y Asuntos Exteriores, que a su vez han establecido contactos con las autoridades marroquíes para coordinar una respuesta que de momento se desconoce si pasará también por el expulsión inmediata de inmigrantes.

Respuesta interior

En cuanto a las llegadas a Ceuta, el Ministerio del Interior asegura que se ha estado «desde el inicio de los hechos desarrollando el trabajo necesario para dar respuesta a esta situación».

En este marco, «el ministro y su equipo han estado y están en comunicación permanente con el resto de departamentos ministeriales afectados, especialmente con el departamento de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación. También con la delegación del Gobierno en Ceuta así como con la Presidencia de la Ciudad Autónoma. También se han mantenido contactos con las autoridades marroquíes ”.

Fuentes del interior también informan que «el Ministro del Interior, Fernando Grande-MarlaskaEsta tarde presidió una reunión de coordinación de emergencias para dar respuesta a la situación en Ceuta, a la que asistieron, entre otros, el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez; la subsecretaria del Ministerio del Interior, Isabel Goicoechea; el director general de la Policía, Francisco Pardo; la directora general de la Guardia Civil, María Gámez; y la directora general de Relaciones Internacionales e Inmigración del Ministerio, Elena Garzón.

La Guardia Civil ha pasado toda la mañana haciendo tareas de «ayuda humanitaria» para evitar que los marroquíes pongan en riesgo su vida y Cruz Roja Solo tuvo que trasladar a un hombre al Hospital Universitario con una foto de hipotermia sin gravedad aparente.

Lo cierto es que la hospitalización en España de Brahim Ghali, líder del Frente Polisario, no será gratuita para el gobierno de Pedro Sánchez. El Ministerio de Asuntos Exteriores marroquí ya ha calificado de «grave» la crisis desatada entre los dos gobiernos al apoyar a alguien considerado enemigo de Marruecos. Ahora, el servicio diplomático español advierte al ministro González Laya que los gestos hacia el Polisario serán respondidos con una lluvia de barcos en la costa española.