Aunque terminaron su relación hace años, Miguel Bosé y Nacho Palau todavía tienen muchas cuentas pendientes. La ex pareja debería haberse visto las caras en el tribunal el 24 de marzo. Un juicio que finalmente se pospuso debido a la pandemia del Coronavirus.

Tras el aplazamiento del juicio, la pareja sigue esperando que se reanuden los procedimientos judiciales para saber qué pasará con sus cuatro hijos. Actualmente, dos de ellos, Diego y Tadeo viven con Miguel Bosé en México, mientras que Ivo y Telmo viven con Nacho y su madre en Chelva, un pueblo de la Comunidad Valenciana.

Nacho Palau quiso hablar en «Hormigas Blancas», y confirmó en exclusiva que ya hay una fecha para el juicioque debería haber sido el pasado 24 de marzo. Sin embargo, el escultor no quiso revelar cuándo tendría lugar el nuevo juicio.

Nacho Palau tampoco quiso entrar en el tema del reencuentro de sus cuatro hijos, ya que todos eran menores. Aunque se le escapó que la relación con su ex, el artista Miguel Bosé, sigue siendo igual de tensa. «Las visitas de los niños son las visitas de los niños y el resto es el resto», dijo.

También habló de su situación financiera, confesando que tenía prisa y dejando claro que no tiene acuerdos de exclusividad ni beneficio financiero por hablar de su ex pareja. Hoy en día, Nacho Palau trabaja en una cocina y dice ser muy feliz con su vida actual.

Ahora es sólo cuestión de esperar el juicio, para saber qué pasa con la custodia de los cuatro pequeños que la cantante y el escultor tienen en común.