Nissan Barcelona Ya ha comenzado a dar señales que anuncian su cierre, aunque no dejará de ensamblar vehículos de forma permanente hasta el próximo 30 de septiembre. El histórico colapso de la producción ha sido uno de los primeros síntomas de la enfermedad. Un escenario que obligó a Japón a presionar en agosto a la dirección de la empresa para incrementar los niveles de montaje en el último año de vida de la fábrica, pero que no se logró hasta casi cuatro meses después.

«La planta Nissan Barcelona ya produce 128 vehículos al día, tras registrar un colapso histórico en la producción desde que se inauguró la Zona Franca el 31 de septiembre -un mes después por la huelga de Acciona con el objetivo de evitar 500 despidos- », explicaron fuentes sindicales en conversaciones con este diario. Niveles que estaban muy lejos de las exigencias de Japón, que desde agosto ha pedido triplicar la producción para evitar aún más pérdidas en medio de la segunda ola de la crisis del coronavirus.

En concreto, la factoría catalana sólo produjo 40 unidades diarias entre los meses de septiembre y octubre, cifra que otras fábricas del sector de la automoción en España podrían montar en un par de horas. Una producción que se divide en dos sistemas principales que llevan años operando a mitad de gas: la Línea 1, que produce la furgoneta 100% eléctrica e-NV200, y la Línea 2, que ensambla las camionetas. Nissan Navara, Mercedes X-Class y Renault Alaskan.

Los niveles más bajos llegaron en 2019, cuando la factoría catalana empezó a mostrar síntomas de cierre al situar su producción en el 28%.

La Zona Franca no ha logrado conquistar los planes de Japón hasta mediados de noviembre. En concreto, fuentes sindicales aseguran que “la fábrica empezó a producir 128 vehículos al día el 14 de noviembre, con la incorporación de nuevas contrataciones para asumir las tareas de Acciona en el almacenamiento y distribución de repuestos”. Sin embargo, advierten que aún está lejos de los niveles de montaje previos al impacto de la crisis del coronavirus –160 unidades diarias-.

¿Pleno rendimiento?

Los bajos niveles de producción de la factoría catalana no son una novedad, han pasado años desde la Zona libre Opera lejos de su pleno rendimiento con cuatro años consecutivos de caída. El año 2016 fue el primero en mostrar las debilidades de la fábrica en comparación con las del resto de fábricas de la marca a nivel mundial, con niveles de productividad acercándose tímidamente a la mitad con 105.000 unidades ensambladas.

Sin embargo, los niveles más bajos llegaron en 2019, cuando la planta catalana empezó a mostrar síntomas de cierre al situar su producción en el 28% -la más baja de España, donde la mayoría de las fábricas se acercan al 100 %-. Unos niveles que no podrá alcanzar este año por el golpe de la crisis del coronavirus y los efectos del cierre en 2021. Ante este escenario, Nissan anticipa que la fábrica de Free Zone se ensamblará -en el mejor de los casos- 42.000 coches. Unas 150.000 unidades menos de las que Nissan Barcelona es capaz de producir.

Barcelona no es productiva

Nissan Barcelona solo ensambló 596 vehículos después de registrar un mes de julio ‘negro’, en el que los trabajadores no produjeron un solo automóvil, un hecho histórico para la fábrica.

Un escenario que se ha visto reflejado en los datos de producción del fabricante de automóviles japonés a nivel mundial. Si bien lo normal es que la Zona Franca ensamblará miles de autos en treinta días, la fábrica solo alcanzó el nivel de 361 vehículos en el mes de octubre, lo que se traduce en un 0,1% de la producción mundial del fabricante de automóviles japonés lejos de las cifras que ocupan Reino Unido, México, China o Estados Unidos.

Esta cifra no refleja la mayor caída de producción en Zona Franca, sino la cifra más alta desde que la crisis del coronavirus comenzó a dar sus primeros golpes en la industria automotriz. Específico, Nissan barcelona Solo ensambló 596 vehículos después de registrar un mes de julio «negro», en el que los trabajadores no produjeron un solo automóvil, un hecho histórico para la fábrica.

En un contexto en el que la crisis del coronavirus ha golpeado de lleno a la automoción en Cataluña. Nissan, Robert Bosch, Nobel Plastiques, Acciona Facility Services, TE Connectivity, Faurecia y Sant Gobain Han decidido cerrar definitivamente sus fábricas o despedir a una parte de su plantilla desde el pasado mes de marzo por los efectos de la pandemia y la salida del fabricante de automóviles japonés de Barcelona.