En el primeros doce meses de vida el desarrollo físico y cognitivo del bebé es realmente notable. Un desarrollo en el que los padres pueden participar no solo con cariño sino también realizando diferentes actividades que os vamos a ofrecer a continuación. Veamos en detalle, queLas actividades se pueden realizar con un bebé.

¿Qué actividades se pueden realizar con un bebé?

La tocar en los mas pequeños tiene importantes funciones adaptativas ya que muchas de las actividades que podemos hacer con nuestro pequeño, corresponden a actividades reflejas (En el caso de recién nacido), de descubrimiento y exploración de objetos, colores, sonidos, texturas, etc. Precisamente por eso, el material lúdico que tenemos para ofrecer al niño debe ser variado para darle la posibilidad de experimentar al máximo, de explorar un amplio abanico de formas y materiales.

Estos son, sin duda, algunos de los mejores actividades que puede hacer con un bebé:

  • Juegos de agarre: Coloque al bebé en posición supina y muéstrele sonajeros, títeres o similares sujetándolos y acercándolos a las manos del bebé; todos diciendo «abajo abajo»; déjelo que lo toque un poco, luego tire del objeto hacia arriba y diga «arriba, arriba, arriba». De esta forma, además de estar estimulado en la captura del objeto, tendrá la asociación de la palabra a un movimiento.
  • Juego en el espejo: Lugar un espejo frente al bebé mientras está en posición boca abajo, En la cama o sobre una alfombra suave, juega con su imagen y la tuya durante unos segundos. Si al pequeño le cuesta levantar la cabeza, es recomendable no alargar el tiempo del juego y repetirlo varias veces durante el día.
  • Canciones infantiles: Al bebé le encanta oírte hablar, pero le gustará mucho más si le cantas Esto también estimula idioma Y si, mientras canta canciones, también realiza movimientos rítmicos, también estimulará el área sensorial-motora.
  • Balanceo: Meciéndose suavemente y sin la ayuda de sonidos, el recién nacido puede concentrarse perfectamente en enfocarse en los objetos que lo rodean, percibiendo su profundidad y distinguiendo la presencia de colores.
  • Botellas de sonido: Llene los biberones transparentes vacíos de medio litro (que previamente secados) con legumbres, pasta, harina, pasta, algodón, pajitas, agua coloreada, etc. Ciérrelos bien con el tapón y ofrézcalos al bebé. Te divertirás descubriendo nuevos sonidos, diferentes para cada botella, y te enfocarás en observar lo que hay dentro.
  • Juego de motor para estimular el gateo: Después de una evaluación cuidadosa de las señales del niño (actitudes y movimientos) que llevan al adulto a pensar que está listo para gatear, se pueden introducir ejercicios motores simples para estimularlo. Encuentra toda la información en este Artículo.