La explosión de ayer en Beirut el 4 de agosto ha puesto de manifiesto los peligros de un compuesto químico que ha causado varias explosiones mortales. El nitrato de amonio almacenado en el puerto ha causado una ola de explosiones que ha devastado gran parte de la ciudad del Líbano. El mundo entero se quedó sin palabras cuando vio las imágenes de un desastre sin precedentes. Esta explosión pasará a la historia como una de las más mortíferas, pero ha habido otras con el mismo ingrediente que tampoco se quedan atrás, siendo el nitrato de amonio un fertilizante que también se utiliza para fabricar bombas.

El nitrato de amonio se utiliza para crear fertilizantes y bombas

El nitrato de amonio fue la causa de una explosión que dejó la ciudad de Beirut en ruinas en cuestión de segundos. La ola de expansión se pudo ver a través de las redes sociales y dejó al mundo en estado de shock. El número de muertos sigue aumentando en esta explosión de 2.750 toneladas de nitrato de amonio almacenadas en el puerto de esta ciudad.

Este compuesto químico es una sal blanca e inodora usada como base para muchos fertilizantes de nitrógeno en forma granular, aminonitratos. Estos elementos son altamente solubles en agua y a menudo se venden en bolsas que los agricultores pueden aplicar fácilmente a sus campos. No son productos combustibles, sino oxidantes. A pesar de este uso necesario en los cultivos, también representa un peligro cuando se utiliza como base explosiva.

Puede ser detonada en dosis medias y altas y en presencia de sustancias combustibles o fuentes intensas de calor. Como es fácil de obtener, se utiliza como base explosiva, por ejemplo, en 1995 en la ciudad de Oklahoma (EE.UU.) en un ataque de un objetivo supremacista. El último desastre fue causado por la una explosión de fertilizante de dos toneladas frente a un edificio federal causando uno de los peores ataques en la historia de este país, dejando 168 muertos y casi 700 heridos. Varios accidentes en las plantas donde se almacenaba este compuesto precedieron a la explosión en Beirut, pero como ocurrió en el centro de la ciudad, la capacidad destructiva de este fertilizante fue mucho mayor.