Respiro para el fabricante de automóviles francés. Las plantas de Renault en España se preparan para reactivar la producción los fines de semana ante una avalancha de pedidos, a pesar del ‘rayo’ de los mercados europeos por el impacto de la segunda ola de la crisis del coronavirus que ha lastrado los planes de Seat en Martorell. Un escenario que se da apenas unas semanas después de que la empresa anunciara que dejaría de funcionar los sábados y domingos hasta fin de año.

«La entrada de varios pedidos importantes en la factoría de Valladolid -donde el Capturar– Ha provocado que la empresa cambie sus planes y reactive la producción prevista para los sábados y domingos hasta fin de año para afrontar nuevos pedidos ”, explicaron fuentes sindicales en conversaciones con este diario.

Trabajadores de la fábrica en el primer turno, mejor conocido como «matutino», el que trabajan más tiempo 1.000 personas De los 4.500 que emplea la fábrica de la ciudad de Pisuerga, ya han recibido el aviso para trabajar este sábado. Sin embargo, los del tercer sistema, que ocupan el horario nocturno, no han recibido la notificación para acudir a la planta este domingo pero sí tienen previsto montar los vehículos el 29 de noviembre.

En concreto, la planta de montaje de Renault en Valladolid tiene una capacidad de producción de fin de semana de más de 400 unidades en el primer sistema que corresponde a los sábados, turno que generalmente se utiliza para ajustar la producción a la demanda del mercado. Mientras que en el tercer turno, la fábrica es capaz de producir 200 unidades, ya que el montaje de noche trabaja a menor ritmo y con menos personal.

Niveles de producción

Cifras que se traducen en un incremento en la producción semanal de más de 600 unidades, para registrar un total de 6.100 vehículos Montado semanalmente, lo que convierte a la fábrica de Valladolid en una de las más competitivas de la firma de diamantes en Europa, incluso más que algunas en Francia. Datos que elevan el montaje mensual de Renault por encima de los 24.000 coches, sin contar los turnos adicionales que se convocan los fines de semana para adaptarse a la demanda, que generalmente proviene de Europa ya que la empresa automovilística francesa exporta más del 90% de la producción.

Sin embargo, fuentes cercanas a la empresa del sector de la automoción han explicado a este diario que «el calendario no está definido porque la evolución de la crisis del coronavirus en los niveles de producción de la fábrica semanalmente ”. También explican que los volúmenes de montaje no solo dependen de la demanda nacional – estancada desde que la pandemia comenzó a dar sus primeros golpes el pasado mes de marzo – sino también de la demanda internacional.

Un escenario que confirma el buen comportamiento comercial de la firma de rombo pese al golpe que la crisis del coronavirus ha asestado al matriculaciones de turismos, que desde marzo solo ha logrado registrar datos positivos en el séptimo mes del año. Sin embargo, la compañía ha dejado claro en todo momento que este incremento en el montaje de vehículos no se traduce en nuevas contrataciones, ya que Renault utilizará la flexibilidad del convenio laboral para llevar a cabo este tipo de jornadas adicionales.

Cancelación de asiento

Una situación que está lejos del impacto que ha tenido la segunda ola de la crisis del coronavirus en el Asiento en Martorell, que cerrará todos los fines de semana hasta finales de año por la caída de la demanda en los mercados europeos por el cierre de concesionarios en Francia y Reino Unido por las nuevas restricciones. En concreto, la pandemia vuelve a desmantelar los planes del fabricante de automóviles del grupo Volkswagen, tras el retraso en la apertura de la fábrica en julio.

La factoría del fabricante de automóviles del grupo Volkswagen no producirá vehículos los sábados en el sistema 1 – donde se ensamblan Seat Ibiza y Seat Arona. Tampoco se abrirá la línea 2, encargada de producir los modelos estrella de Martorell: el Seat Leon y Seat Cupra Leon-.

Pese a este paro de los fines de semana, la fábrica seguirá registrando los niveles previos al impacto de la crisis del coronavirus, lo que se traduce en 2.200 unidades ensamblado todos los días. Cifras que sitúan a la planta de Cataluña entre una de las más productivas del sector del automóvil en España, lejos de su vecina Nissan, que solo produce 126 unidades al día.