El programa de partido Socialista Para el elecciones el próximo 4 de mayo promete «hacer más de 200.000 pruebas semanales» para frenar la propagación de Covid «según la capacidad de que disponga la Comunidad de Madrid». El uso masivo de pruebas fue una de las medidas pioneras del presidente Isabel Díaz Ayuso, que en su día chocó con la desgana del Gobierno de Pedro sanchez.

Otras de las propuestas de Ángel Gabilondo son vagas e imprecisas. Así, el candidato socialista también promete «hacer de la vacunación una alta prioridad», «aprovechando al máximo las dosis recibidas, planificando y organizando la vacunación de forma eficaz y transparente para lograr la inmunidad de la población lo antes posible».

Cabe recordar que es precisamente el dosis insuficiente entregado por el Ejecutivo de Pedro Sánchez, que impide que la vacunación avance a buen ritmo y la Comunidad de Madrid de Díaz Ayuso tiene capacidad para inocular entre 350.000 y medio millón de vacunas semanales. Sin embargo, los problemas de suministro han sido una constante desde que comenzó la campaña de vacunación. El gobierno regional, de hecho, advirtió la semana pasada que, si no recibe nuevas dosis, se verá obligado a cerrar centros de masa de vacunación, como el Wanda Metropolitano o el WiZink Center.

El PSOE también promete «elaborar Planes de Contingencia prevenir y abordar posibles brotes derivados de la propagación del virus SARS-CoV-2 u otras circunstancias similares ”. O «cooperar lealmente con el Ministerio de Sanidad y el resto de comunidades autónomas a través del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud para promover decisiones y esquemas basados ​​en el cogobierno, la cooperación y la coordinación ”.

Tampoco se proponen medidas concretas en relación a la prevención de la pandemia en el aula, señalando que «los centros educativos deben ser lugares seguros para los niños, así como para los profesionales que trabajan en ellos».

En este sentido, se proponen «medidas de prevención, higiene y salud» -algo que ya existe hoy- o «realizar una evaluación de los protocolos del Consejo Escolar de la Comunidad de Madrid».

También incluye la figura de la enfermera escolar, que el Gobierno de Díaz Ayuso anunció el pasado mes de agosto. En este caso, los socialistas se comprometen a ‘garantizar, tan lejos como sea posible, que existe en todos los centros educativos ».

Los socialistas también prometen «procurar» la apertura total de todos los centros de salud, clínicas y servicios de emergencia de atención primaria, o la contratación de unos 2.000 rastreadores. Asimismo, proponen «analizar y enviar el resultado en 24 horas de las pruebas de PCR de todos los posibles casos sintomáticos y contactos».

Medidas pioneras

Díaz Ayuso se ha mostrado por delante, en muchas ocasiones, de las medidas del propio Gobierno de Pedro Sánchez.

Precisamente, una de ellas fue la masiva realización de pruebas de antígenos, pruebas que la región fue pionera en septiembre del año pasado.

Las pruebas generaron serias dudas por parte del Ministerio de Salud, que no dudó en manifestar públicamente su desgana. Este departamento también bloqueó en repetidas ocasiones la petición del líder madrileño de extender la realización de estas pruebas a las farmacias. Una afirmación que Health aceptaría más tarde.

Según reveló OKDIARIO, el propio Fernando Simón, director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias (CAES), presumió en una reunión de la Unión Europea, el pasado 15 de diciembre, de la realización de estas pruebas.

Según el acta de esa reunión, a la que tuvo acceso este diario, Simón “compartió conocimientos sobre la estrategia de pruebas en España”, señalando que “las pruebas de antígenos venían siendo utilizadas desde mediados de septiembre por las comunidades autónomas y los servicios de salud”.

En su intervención, Simón destacó que los antígenos estaban «funcionando bien» para «evaluar personas sintomáticas en atención primaria» y «ayudando a mejorar el cumplimiento de cuarentenas y aislamientos», ofreciendo «resultados mucho más rápidos que la PCR».

La presidenta madrileña incluso recibió el respaldo de la Comisión Europea para su estrategia de pruebas masivas, a través de farmacias, a lo que el Gobierno se negó. No fue hasta el 31 de diciembre que Sanidad acabó aceptando la petición de Díaz Ayuso, dejando las pruebas en las farmacias en manos de las comunidades autónomas. Casi tres meses después de que Ayuso lo pidiera por primera vez.

La Comunidad de Madrid también ha sido pionera en otras medidas, como requieren pruebas de PCR a los turistas o el uso extensivo de máscaras FFP2.

La semana pasada envió una carta a Salud en la que pedía tres medidas: eliminar la limitación de uso de la vacuna AstraZeneca hasta los 69 años y extenderla a los mayores de esa edad; permitir que, de forma voluntaria y firmando un consentimiento informado, todos los menores de 60 años que lo soliciten puedan recibir también la vacuna AstraZeneca y, en su caso, la vacuna Janssen y estudiar la priorización de la administración de primeras dosis de vacunas disponibles. Salud planteará esta última medida este martes en la Comisión de Salud Pública.