Eso sería parecido a la felicidad y no a la del solo-para-ellos que nos desea Pere Aragonés. Porque hay que ser muy falso, insensato o cobarde para que este nuevo presidente de la Generalitat, en su discurso durante la toma de posesión de los concejales, diga que trabajará para conseguir «la libertad y la felicidad para todos». De todos, quien? Nos hiciste muy, muy infelices cuando nos despreciaste y abusaste de nosotros en el otoño de 2017. Y no mejoró nuestro bienestar que miles de empresas se fueran de nuestra tierra por tu culpa. ¿Y ahora nos harás felices con más canciones a la independencia? Pero, ¿qué se puede esperar de un tipo que dice ser el 132º presidente de la Generalitat? Siguiendo las razones y motivos que cree que apoyan tal afirmación, nuestro Rey Felipe VI debería ser el 20000 de España.

Pero ahí tenemos a este desafortunado presidente Sánchez en una línea similar dispuesto a retomar el «diálogo sobre Cataluña» a base de hacerlo con la mitad del agresor y ofreciendo indultos y otras ofertas. «Tengo muy claro que la decisión que tome tendrá en cuenta los principios y valores constitucionales de armonía, diálogo, entendimiento, superación de la crisis, encuentro. Para mí, esos principios no son venganza y venganza «, dijo. Afortunadamente, la Corte Suprema no se ha sentido aludida por estos desafortunados poderes de venganza y denunció en su contra apenas ayer. Aquí algunas instituciones aún funcionan un poco, y la Corte Suprema ya se ha opuesto al menos a cinco indultos en los últimos años por dudas sobre su legalidad. La sospecha de «arbitrariedad» en su concesión es motivo de desactivación porque para otorgarlos deben cumplir con razones de justicia, equidad o utilidad pública.

Volvamos a eso de «justicia, equidad o utilidad pública». Me pregunto, ¿dónde está la justicia, la equidad o la utilidad pública si la mitad de la población fue atacada en el sentido político, pero también en el sentido moral, económico y social? Los que no participamos en ese referéndum ilegal, no cortamos carreteras ni vías de tren, no quemamos contenedores ni rompimos aparadores, no hicimos algo tan terrible como invadir un aeropuerto, que con tantos españoles manifestamos por España y la Constitución, ¿qué nos merecemos? ¡Si siguen cortando la Meridiana! La CUP requiere el 132 nada de la Generalitat para fijar una fecha para un nuevo referéndum de independencia «sincronizado» con el de Escocia si se lleva a cabo!

Para que haya un mínimo de justicia o equidad, también debemos ser compensados. Asimismo, elimine las multas de tráfico. O de Hacienda. Alguna cosa. Un detalle. En el BonoLoto de indultos y agradecimientos, ¿qué nos tiene reservado Sánchez? Porque la única contraparte positiva del indulto ofensivo ha sido la propuesta de Moncloa de reformar el Código Penal para que la convocatoria de un referéndum ilegal vuelva a ser considerada delito. Y los que nos desean felicidad ya han alzado la voz y han amenazado con que tal audacia volaría por los aires las «negociaciones».

Perdones Tejero tuvo que pasar 15 años tras las rejas antes de ser puesto en libertad condicional. El otro implicado en el 23F, Armada, sí lo consiguió del entonces presidente y líder del PSOE. Pero había pedido perdón cinco veces. Cinco. Y todavía no hemos escuchado el perdón de ninguno de los golpistas, y menos de los que ahora nos gobiernan en Cataluña.

¿Felicidad? Fuera de vista. Pero mientras tanto queremos ‘argo’. Que no sea más difícil pedir que robar. Que un hombre sedicioso no tenga más privilegios que un tipo legal. El agresor que la víctima.

Estírate, hombre.