Los tres marineros se quedaron sin gasolina y se refugiaron en una isla de 500 metros cuadrados. Los tres hombres dibujaron un gigantesco «SOS» en la arena que fue usado por un avión australiano para verlos y dar la alarma.