La explosión, cuya razón no se conoce todavía, ocurrió en una zona de instalaciones de almacenamiento sensibles en Beirut, la capital del Líbano. Las impresionantes imágenes publicadas por los ciudadanos en sus redes sociales han mostrado al mundo, entre otras cosas, la magnitud de la explosión y los daños que ha causado en la ciudad.