Morla vieja ha arrasado en la primera de las dos actuaciones consecutivas que ofrecerá en el Teatro Real de Madrid. Han aparecido Pucho Martín (vocalista), David García «el Indio» (batería), Álvaro B. Baglietto (bajo), Jorge González (percusión), Guillermo Galván (guitarra) y Juanma Latorre (guitarra y teclados). La banda madrileña ha ofrecido un concierto muy especial, con todas las entradas agotadas hace mucho tiempo, bajo la atenta mirada de 1.300 personas. Las medidas de seguridad para proteger a los asistentes del coronavirus no han empañado una celebración que terminó con seis ‘bises’ y el público de pie aplaudiendo y conteniendo sus ganas de bailar a lo loco.

El concierto duró unas dos horas y Pucho, el vocalista de la banda, fue quien destacó el «único motivo» de la gira que los llevará por toda España: «La celebración de la vida». El cantante agradeció a todos los que forman parte de su familia y al público por su dedicación.

Renombrado por ellos como «el teatro irreal», el Teatro Real ha acogido la primera de dos noches consecutivas en este coliseo operístico y más de año y medio después de su último concierto en la ciudad, en diciembre de 2019, cuando nadie podía sospechar eso. que estaba llegando.

Los integrantes de Vetusta Morla, oriundos de la localidad madrileña de Tres Cantos, han deleitado al público cantando las canciones que componen su último disco, ‘MSDL-Songs within songs’ editado en 2020. Y los clásicos que elevaron a esta banda lo más alto del indie español como ‘Golpe Maestro’, ‘Copenhague’, ‘Maldita Dulzura’ o ‘Sálvese quien pueda’. También ha habido tiempo para las sorpresas, cuando la banda aprovechó para tocar el vista previa de su último single, ‘Finisterre’, junto al grupo palentino El Náan, que forma parte de su próximo disco ‘Cable a Tierra’ que se estrenará en 2022.

En lo puramente musical, en el fondo el proyecciones cuidadosas e iluminación; y en primer plano, algunos temas que, más antiguos o más recientes, se han injertado a la perfección con la naturalidad de los clásicos: «Consejo de los sabios», «Maldita dulzura», «Copenhague», «Fuego», «Boca en la tierra». , «23 de junio» o un cósmico «La vieja escuela» (con ese verso tan acertado en este momento: «Los que ya no son hablan»).

Con el clamor del público, los ‘flashes’ del móvil y tarareando ‘Saharabbey Road’, la banda quiso completar el concierto con seis ‘bises’: ‘Los buenos’ de Pucho y Guille, ‘Los abrazos prohibidos’ proyectando un homenaje dedicado a las enfermeras de la pandemia que culminó con una ovación interminable y el público de pie, ‘La deriva’, ‘Cuarteles de Invierno’ y su epílogo ‘Los días raros’.

Después de esta noche, Vetusta Morla se corona en el Teatro Real con una brillante actuación, una cuidada escenografía que combina la iluminación diferente, sus letras características y, sobre todo, con la calidez de un público que lleva un concierto para recordar.