Viajar solo o en grupo? Esa es una pregunta que muchas personas se hacen al planificar un viaje. Es cierto que los viajes solo o en compañía son un esparcimiento de por vida. Disfrutar del cambio de rutinas, conocer otras culturas o paisajes, desconectar de las obligaciones, siempre viene bien.

Últimamente se han promocionado mucho los viajes en familia y en grupo y hay gente que está convencida de que es la mejor forma de viajar. Una razón para preferir viajar con otras personas es el miedo a que suceda algo malo. Otro es la timidez, la sensación de que no podrás afrontar actividades si no hay otras personas que te acompañen.

Sin embargo, viajar solo tiene un encanto muy especial y algunos beneficios.

¿Cuáles son los beneficios de viajar solo?

Un estudio de la Asociación de Comercio de Viajes del Reino Unido muestra que en 2019 el 15% de los turistas prefirieron viajar solo. Y el 65% de esos viajeros eran mujeres. Hechos muy interesantes.

La opción es actual y probablemente esté creciendo. Las personas se vuelven cada vez más independientes, especialmente aquellos que dependen de trabajos y tienen que aprovechar su tiempo de baja para viajar. Y cuando disfrutan de la oportunidad de viajar solo, Descubren que es una experiencia muy saludable.

¿Cuáles son los beneficios de viajar solo?

  • Vive el viaje a tu ritmo

Si viajamos solos no se adapte a las preferencias y tiempos de los demás. La persona compone su propia agenda con sus horarios y horarios. Si no le gusta levantarse temprano, programará actividades para más tarde. Si te gusta la noche, optarás por las visitas nocturnas. Esto es fundamental al planificar un viaje estresante que permita disfrutarlo al máximo.

Un viaje en soledad te obliga a comunicarte más con otras personas, preguntar, conectar con otros viajeros o lugareños. Tienes que tomar todas las decisiones tú mismo y te fortalecerás al hacerlo. La persona que viaja sola enriquece su personalidad y potencia su autoestima.

Muchas personas viven en constante comunicación y no tienen tiempo para disfrutar de espacios solitarios y encuentros con su interior. Viajando solo te permite meditar, pensar, vivir sin rendir cuentas ni depender de otros. Y es una sensación maravillosa que revitaliza.

Hay que recordar que un viaje solo No es lo mismo que sentirse solo. Los sistemas de comunicación lo mantendrán tan conectado como desee con su familia, con sus amigos, con su gente.